Editorial: NOS HONRA QUE NOS CONSULTEN

Miércoles, 12 de Junio de 2013

Lloró por el teléfono inconsolablemente y me dio mucha pena, cuando perdió su partido de primera ronda...

Yo le dije: pero hijo tranquilo que tienes 8 y estás jugando con chicos de 10 años, sé que ibas ganando, y la próxima vez ojalá que le ganes, por ahora disfruta tus partidos, eso sí métale garra que si trabajas bien, llegarás lejos, pero hay que seguir trabajando.

Él me dice: pero papá era ganable, yo creo que juego mejor que él.

Yo le dije: a veces pierdes y a veces ganas tranquilo que pronto te llegara los triunfos. Hay que trabajar para cerrar los partidos. 

Me dio pena la manera como lloro y como le dolió.  ¿Le dije bien las cosas?  Dame tu consejo amigo…

 

Ecuajunior: 

Nos sentimos muy honrados al recibir una carta como esta y manteniéndolo de manera anónima queremos aprovecha para que todos podamos enriquecernos y sacar provecho de esta vivencia.

Pues para ser un padre que está aprendiendo a ser “padre de tenista” lo ha hecho muy bien, más aún al tener la humildad de preguntar cómo manejar esta situación.  ¡Felicitaciones!

Debemos, adicionalmente, tratar de explicar a los niños que el triunfo y progreso está realmente en lo que ellos hayan podido hacer y no en el marcador o lo que haya hecho su rival.  Si antes hacía 10 dobles faltas en un partido y ahora ha hecho 2 es un triunfo y una mejora importante, igual si antes sólo lograba pasar la bola por encima de la red 5 veces y ahora lo hace 6 pero con un propósito e intención, no solo de tratar de devolverla.  Ahí ya hay un triunfo.

Quizá pedirle “cerrar partidos” es algo prematuro, hasta los 14 años deberá dedicarse a purificar su técnica y tratar de ejecutar bien “todos” los golpes: derecha, revés, saque, volea, remate, drop, etc.  A partir de esta base entonces recién aprenderá a jugar tenis, le meterá fuerza e implementará tácticas y estrategias.

Los niños disfrutarán los partidos en la medida en que los adultos también lo hagan y no los presionemos por resultados del marcador.  Es muy importante mirar el partido y rescatar siempre algo positivo, pero real, algo que haya pasado durante el encuentro, como por ejemplo el valor y coraje que haya tenido en luchar o en tratar de crear jugadas así hayan culminado con la pérdida del punto.

El trabajo es la clave, sino no nos creen pregúntenle a ese chico llamado Rafael Nadal, y para que sigan trabajando es necesario despertarles el interés y lograr que sigan participando en el largo plazo.  Aún nos sigue sorprendiendo padres que no inscriben a sus niños en la competencia por que están cansados de verlos perder.  A edades tempranas no siempre ganan los que mejor juegan.

Lo que realmente está perdiendo (al no inscribirlo) son las probabilidades de que mejore y que se comprometa con una disciplina que lo ayudará a ser mejor persona en su vida, aprendiendo a aceptar triunfos y derrotas basados en su esfuerzo y trabajo, no sólo un buen tenista.

Con toda certeza el principal propósito y meta de todos los padres serán tratar de mantener a su hijo jugando y compitiendo el mayor tiempo posible, éste se encargará por sí sólo de hacerlo un triunfador.

 

 
Ver listado comleto »
 
Encuesta
Quieres ganarte una BECA de estudios en USA


Ver resultados »