Editoriales

Descubre lo último de Ecuajunior con nuestras editoriales. Desde análisis de partidos emocionantes hasta entrevistas exclusivas, sumérgete en el fascinante universo de este apasionante deporte. ¡La información más relevante y emocionante te espera en cada editorial!

Listado de editoriales

Ecuajunior
  • Editorial: INQUIETUDES 19 ABRIL 2021

    19-04-2021

    Nos sentimos muy honrados de que nos hagan preguntas tan importantes.

    1) ¿Si nosotros hacemos pruebas COVID? No. Sugerimos para aquellos que deseen participar realizarse una prueba para estar seguros de su estado de salud, antes de competir y para su entrenamiento diario. Es responsabilidad de cada uno estar en óptimas condiciones de salud para competir.

    2) ¿Devolvemos las inscripciones si alguien no viene? Siempre hemos devuelto las inscripciones cuando los jugadores se retiran en la fecha límite anunciada y reglamentada.

    3) ¿Cumplen con el aforo? Nosotros siempre cumplimos con las regulaciones dictadas. Si cambia el aforo, lo advertimos y pedimos constantemente, que sólo venga un representante por jugador.

    4) ¿Qué pasa si hay orden de confinamiento? Si se llegara a dictar una orden de confinamiento antes de iniciar el torneo las inscripciones le serán válidas para la reprogramación del mismo. Pero deberán comprender que cada evento tiene sus propios costos y una vez comenzado y suspendido por causas de fuerza mayor los resultados y puntajes quedan establecidos como reza en el reglamento.

    5) ¿Pueden suspender el torneo porque yo no tengo pensado participar por temor? Entendemos perfectamente si alguien no participa por temor, por impedimento debido al paro de transporte, por estar indispuesto de salud, por tener un compromiso pre establecido, etc. pero debemos entender y aceptar que nuestra responsabilidad es tratar de cumplir con el calendario establecido y al evento asistirán los que puedan, estén dispuesto y preparados para hacerlo.

    6) ¿Hay normas de bioseguridad que yo no estoy de acuerdo, pueden hacer cambios? Todo el que se inscriba debe estar de acuerdo con las normas de bioseguridad y en especial las que el Centro Nacional de Tenis disponga. No intentemos cambiarlas ni criticarlas. Sólo aceptémoslas. Nosotros entregaremos la lista de los inscritos a la persona encargada del ingreso y dejará pasar al jugador sólo con un representante.

    Detalle

  • Editorial: COACHING ? INSTRUCCIONES durante el juego en Ecuajunior y Chiquitón

    24-03-2021

    Dado que Ecuajunior y Chiquitón son circuitos de tenis de competencia, cada año intentamos implementar procedimientos que ayuden al buen desarrollo de los participantes.

    En ECUAJUNIOR somos un poco más exigentes porque los niños y padres ya han tenido varios años para enterarse, adaptarse y respetar las normas y el código de la competencia.

    En CHIQUITÓN somos un poco más flexibles (sin romper las normas básicas) porque sabemos que los niños dependen 100% de los padres y muchos de ellos ni siquiera han practicado este deporte, por lo tanto poco o nada conocen de sus reglas y procedimientos.

    En ambos circuitos permitimos el COACHING, ya que sabemos que si un entrenador acompaña a los jugadores al torneo es para tener la oportunidad de ayudar haciéndoles ver que pueden cambiar a una estrategia ya antes estudiada y conseguir un mejor rendimiento en su participación, el jugador evolucionará y su entrenador podrá hacer mejor su trabajo; así mismo poder hacerles ver que están técnicamente ejecutando de manera errónea un movimiento ya sea por nervios u otras razones. Los entrenadores no ganarán los partidos sino que ayudarán en el crecimiento de sus jugadores.

    En ECUAJUNIOR estas instrucciones serán dadas cuando el jugador se encuentre del lado de la cancha que está sentado su entrenador en el puesto que le ha sido previamente designado para eso y deberá hacerse de manera que no interrumpa el juego, es decir no durante la disputa del punto. Cuando el jugador se encuentra al otro lado podrá hacer señales manuales, sin interrumpir el juego, el coach en este lugar no es un asisten para proporcionar sombra o dar bebidas, su función es dar instrucciones. El entrenador no está para corregir fallos de los jueces ni de los jugadores, está ahí para ayudar en lo que a la parte técnica se refiere y sin interrumpir el desarrollo del encuentro. Si su jugador se equivoca en su propio favor (marcador o llamado de la pelota) el entrenador puede ayudar a su jugador haciéndole ver el error y favoreciendo al otro jugador, esto será agradecido por el rival y correspondido por el otro entrenador si se presentase la oportunidad contraria. Esto se llama Fair Play y es lo mejor que podemos enseñar a los participantes durante su vida deportiva.

    En CHIQUITÓN, ya que hablamos de niños de 5 años, permitimos que el entrenador entre en la cancha, se ubique detrás del jugador y entonces pueda hacer su trabajo que debe consistir en ayudar a su jugador tratando de tranquilizarlos y recordándole los fundamentos técnicos para que él pueda pasar la pelota al otro lado. NO está para corregir la decisión que haya tomado el monitor encargado de esa cancha, NO está para amedrentar al oponente aplaudiéndole cuando se haya equivocado, especialmente cuando haya hecho una doble falta, NO está para interrumpir el desarrollo normal del encuentro. Si esto suceder deberemos pedir que se ubique en la tribuna de espectador o público.

    Padres o madres que ocupan la posición de COACH.- esto se da en algunos casos que dichos padres son entrenadores de sus hijos. Lo primero para ellos es que si van a realizar la labor de COACHING deben vestir con la ropa adecuada (ropa y zapatos de tenis así como una mascarilla) por respeto a los jugadores, a los colegas y al torneo ya que es parte del código de vestimenta. La función del COACH no es cargar los bolsos, raquetas, ni las bebidas del jugador, la idea es que eduquemos a los jugadores desde el inicio para que ellos se hagan cargo de esos detalles y que estén siempre bajo su responsabilidad. Deben hacer un esfuerzo por separar la tarea de padres de la de un Coach, si no logran hacerlo es mejor que asuman roll de padres y olvidar el de entrenador ya que es mucho más importante en la vida de los niños.

    Recordemos que los niños están presentes mirando y observando todo lo que está pasando, especialmente el comportamiento de los mayores. Si generamos disputas por tener una "apreciación diferente" los niños además de no disfrutar y abandonar el deporte, no entenderán el proceso de una vida exitosa en donde fracasar es parte del camino para alcanzar el éxito.

    Los niños que participan en Ecuajunior y Chiquitón están en proceso de aprendizaje, debemos permitirles que se equivoquen y tienen derecho a perder partidos, es de ahí donde debemos enriquecerlos con esas experiencias que poco a poco los formarán como buenos competidores.

    Si los participantes cometen errores como llegar tarde, decir malas palabras, tener actitud negativa, mal comportamiento o realizar actos antideportivos y por éstas u otras razones ocurren sanciones hacia ellos, cuyo objetivo es que haya un orden en la competencia, los padres y entrenadores deben apoyarlas para beneficio de sus propios jugadores. Todos (directivos, jueces, entrenadores, padres, etc.) estamos buscando como ayudar de la mejor manera a los participantes en su carrera deportiva.

    La peor reacción que puede tener un representante de un jugador es intentar comparar que cuando una situación similar pasó con otro jugador el juez (o autoridad) no se dio cuenta o no hizo nada al respecto. Pues ya sabemos que los jueces se pueden equivocar, pero esta equivocación no significa que al jugador deba permitírsele la infracción con ese justificativo. Eso no ayuda ni al jugador ni a la competencia.

    Detalle

  • Editorial: DEJARSE AYUDAR

    05-10-2019

    "Dejarse ayudar" es una expresión que rápidamente nos muestra que tanto desea o no, una persona aprender o adaptarse a una situación nueva o desconocida.

    Todos los años recibimos muchos nuevos niños competidores acompañados por sus familiares que en la mayoría de los casos han practicado futbol, en muchos casos ningún deporte y con cierta frecuencia sí han jugador tenis, pero infelizmente esto no significan que conocen sobre desarrollo de la competencia infantil.

    Aunque es contradictorio los padres son la principal razón o incentivo por los cuales los niños comienzan la práctica deportiva y así mismo son la principal razón o causa por la cuales dejan de competir e incluso de jugar al tenis.

    Por ello, siempre estamos empeñados en educar a los padres ya que ellos constituyen uno de los cuatros pilares (jugadores, padres, entrenadores y torneos) que sostiene el plan de desarrollo que genera deportistas de alto rendimiento.

    Ecuajunior ha desarrollado un sistema de enseñanza que inicia cuando se realiza una inscripción, ya que para poder realizarla el sistema le obliga a estar de acuerdo con el Reglamento del Circuito de tenis, esto obviamente significa que debió leer el reglamento y luego hacer clic en "aceptar".

    Conociendo nuestra idiosincrasia, sabemos que muchos hacen clic sin leerlo y ahí es donde comienza el no querer "dejarse ayudar".

    La competencia del tenis se diferencia de muchas otras por una serie de consideraciones que se debe tener hacia ambos jugadores cuando están dentro y también fuera de la cancha. La mayoría de discusiones se generan por el desconocimiento de las reglas y/o procedimientos que son casi rutinarios en esta competencia. Pero también hay una serie de decisiones que se toman en base a una suma de reglas y casos que no están dentro de un solo libro. Muchas veces son procedimientos de ATP, de WTA, de Copa Davis, de FED Cup, de Juniors o de torneo ITF; ya que todos son un complemento para que no exista un vacío en una decisión.

    No pretendemos que los padres o familiares se aprendan todos estos libros y conceptos, pero que si se "dejen ayudar" y acepten las decisiones y consejos de profesionales exitosos con más de 30 años de experiencia y conocimiento en esta materia.

    En Ecuajunior y Chiquitón estamos muy interesados en que todos los niños tengan la oportunidad de jugar y disfrutar del deporte del tenis, y que si por nosotros fuera posible, todos llegaran a ser exitosos deportistas.

    Es por eso que nos atrevemos a dar consejos de cómo ayudar para que los chicos sigan compitiendo y participando, pero si después de dar una explicación o consejo recibimos una objeción y volvemos a intentarlo y seguimos recibiendo nuevas objeciones entonces pensamos que no podemos ayudar a quien no quiere "dejarse ayudar".

    Detalle

  • Editorial: QUIERO PATROCINIO Y AYUDA PARA MI JUGADOR

    19-03-2017

    La frase "Quiero patrocinio y ayuda para mi jugador" es muy familiar en el mundo de la competencia deportiva, especialmente en un deporte individual como lo es el tenis.

    Cualquiera que sea la marca, deportiva o no, necesita tener grandes y ventas y utilidades para poder apoyar con patrocinio a jugadores.

    Si queremos que algún día las empresas apoyen a nuestro jugador, lo primero que debemos hacer "todos los involucrados en el deporte" es consumir los productos de las marcan que de alguna manera ya están apoyando el deporte que practicamos.

    Si alguien se tomó el arduo trabajo de convencer a determinada marca para que ayude o patrocine un determinado torneo, esa marca continuará única y exclusivamente apoyando si mediante los estados financieros de resultados se da cuenta que sus ventas aumentaron y logró mayores ingresos. Entonces sentirá que ha hecho una buena inversión y seguramente pensará en mantener ese apoyo y quizá aumentarlo buscando beneficiar también a determinados deportista.

    Este año ACUALANDIA (tienda especializada en productos para piscinas y todo lo que tiene que ver con el agua) ha decidido ayudar en la realización de eventos de competencia de tenis para que los jugadores puedan mejorar. Si los familiares de los competidores y los aficionados al tenis consumen los productos de ACUALANDIA, entonces seguramente continuará apoyando a los jugadores. En caso contrario sentirá que deberá buscar otro mercado al cual invertir para buscar el retorno de la inversión esperado.

    Si quieres encontrar apoyo para tu jugador, entonces piensa que tú, tu familia, amigos y conocidos deberían comprar en ACUALANDIA productos de calidad al mejor precio del mercado.

    Detalle

  • Editorial: GRACIAS POR CREER EN LOS NUEVOS CAMINOS QUE SEGUIMOS CONSTRUYENDO

    04-02-2015

    Una de las virtudes que ha marcado el liderazgo de Ecuajunior ha sido su innovación.

    Hace 14 años Ecuajunior empezó a hablar de la importancia de sumar partidos para ser un buen jugador e introdujo el Back Draw en el país. El primer año fue durísimo, muchos WO ya que a pesar de poner la información a la mano y que pocos la entendieron simplemente porque la naturaleza humana es reusarse a los cambios. Con el paso de los años, casi todo el Ecuador conoce ahora la palabra Back Draw gracias a esta importante decisión, es más ahora exigen que en todos los torneos se apliquen este sistema exitoso.

    Ecuajunior también introdujo el Match Tiebreak con la finalidad de que los chicos pudieran jugar más partidos el mismo día ya que partidos largos de 3 sets complejos eran agotadores. Además había el reto de hacerlos practicar más seguido el "tiebreak" para cuando llegara el momento en los torneos internacionales estén completamente familiarizados. En la actualidad y gracias a esa decisión muchos conocen el e match tiebreak como "super tiebreak de 10 puntos" y también lo aplican como sistema de juego.

    Luego introdujo el short set en 10 años, para que los niños no se fatigaran tanto y pudieran jugar al menos dos partidos y luego lo combinó además añadiendo un match tiebreak en lugar del tercer set ya que la pelota verde (25% más lenta) obligaba a rallys más largos. El primer año hubo una cantidad de protestos sobre todo por entrenadores que no comprendían la intención y sostenían que era erróneo, en algún momento se quejaron al organismo rector y ellos citaron a las autoridades de Ecuajunior para una explicación. Luego de esta entrevista y la magistral exposición supieron que existía la regla del short set e incluso también lo empezaron a aplicar en los torneos nacionales de 10 años.

    Luego Ecuajunior introdujo el No Ad. Ya que el backdraw significaba tener que jugar hasta 4 partidos diarios para poder terminar el domingo (más de una vez hubo que finalizar el lunes) encontramos que se podía jugar prosets "sin ventaja" es decir con el sistema No Ad. También fue trabajo que entendieran que era una regla desconocida en ese momento pero que podía servir. En la actualidad se usa mucho en dobles y la gente se ha familiarizado. Ha aprendido del dinamismo que da y ahora los back draw pueden terminarse sin que los jugadores queden totalmente extenuados.

    En el 2009 con la intención que niños más chiquitos pudieran atreverse a competir decidimos trazar canchas más pequeñas y usar bolas más lentas. Hubo incluso gente que nos dijo que estábamos locos y que eso no era tenis. Así nació el Chiquitón, afortunadamente la Federación Internacional decidió acoger en el 2012 este programa de mini tenis que ya se practicaba en lugares como Suecia y en la misma Inglaterra y al hacerlo oficial, fue entonces que la gente empezó a entender más claramente lo nosotros hacíamos, claro que perdieron al menos tres años al no beneficiarse porque no lo aceptaban, mientras muchos entrenadores que aceptan nuestra visión hicieron uso exitoso del programa a aún sigue vigente y ahora muchos organismos recién lo están empezando a acoger.

    Ecuajunior también presentó la competencia Por Equipos porque cree que sí vale la pena que los chicos aprendan a hacerlo en esa modalidad y que deje de ser un privilegio sólo para aquellos jugadores que pueden asistir a un sudamericano o a una Copa Davis o Fed Cup. De igual manera que todos los "Profes" tengan la oportunidad de sentir lo que es ser capitán de un equipo. Y porque no fomentar más la camaradería en un deporte que por naturaleza es ser solitario.

    Hace ya 3 años Ecuajunior introdujo el Coaching al final del set. Algunos dijeron que era un sacrilegio ya que la regla de tenis lo prohíbe, otros muchos entendieron que nosotros estábamos sincerando el deporte ya que a pesar de ser prohibido según las reglas, todos los entrenadores que van a los torneos se paran detrás de la reja y con habilidad logran desarrollar para no ser pillados logran chochear a sus alumnos infringiendo la regla. Seguimos manteniendo esto en las categorías más pequeñas, porque más que para dar instrucciones sirve para tranquilizar a los niños que están debutando en la competencia. Somos formadores por excelencia.

    Ahora Ecuajunior presenta las Categorías Impares y ya ha explicado las importantes ventajas de esta innovación, una de ellas (quizá la más importante) es que al existir ya un circuito nacional de las categorías pares y sabiendo que quienes están en su segundo año son los más fuertes ahora les damos la oportunidad en este circuito paralelo de que los que son el primer año de la categoría par sean el segundo año en las impares. Tremenda visión de ayuda, sin embargo hay quienes ven sólo la inconveniencia porque este año le tocó mal a su hijo. Pero su hijo será el mayor en el otro circuito este año y el próximo cuando su hijo sea el menor en la categoría pares, en este circuito de categorías impares él será el mayor. Esa es la idea que todos los años puedan estar motivados y seguir adelante, ya que cuando uno está en el primer año sólo se la pasa perdiendo.

    Gracias a los 72 alumnos de 24 escuelas de tenis (muchos participantes se excusaron por exámenes del colegio sino hubieran sido más) que se inscribieron es esta primera etapa del lanzamiento de las Categoría Impares, demostrando así que quieren caminar por los caminos que Ecuajunior sin temor construye porque entiende, analiza y además llega a consensos de lo que es lo mejor para el desarrollo no solo deportivo de los participantes sino también de su desarrollo integral y como persona que es el más importante para nosotros. ¡Te ayudamos a lograrlo!

    Detalle

  • Editorial: FAIR PLAY

    30-03-2014

    En el juego del tenis no hay empates. Esto quiere decir que siempre habrá alguien que gane y alguien que pierda. Siempre.

    Ganar o perder un encuentro con FAIR PLAY significa hacerlo "limpiamente" y sin recurrir a artimañas, insultos, amenazas, "boquilleos", "llevarse las bolas", cambios de marcador para enojar al rival, o cualquier conducta cuestionable que conlleve a descontrolar al oponente ya sea por parte del mismo rival o por parte del padre, del entrenador o del dirigente que lo representa.

    En Ecuajunior nació la idea del Fair Play durante el Master del 2008 cuando un chiquito de 9 años llamado Bruno, decidió esperar por casi dos horas a que llegara un niño de 10 años quien tenía mejor nivel de tenis y seguramente le ganaría el partido como efectivamente aconteció. Su idea principal era jugar, competir e intentar ganar y en su cabeza tenía la idea fija que esto debía ser en la cancha.

    Esa iniciativa inédita de este jugador, mereció la reflexión de la organización de Ecuajunior respecto a que había que premiar este tipo de comportamiento mediante un reconocimiento especial. No solamente para resaltar este meritorio comportamiento sino también para incentivar a que todos los otros participantes intenten pensar que el deporte y la competencia no sólo es ganar y menos para ganar sin importar los medios para lograrlo.

    La misión de este reconocimiento será recuperar el sentimiento del placer al jugar tenis e intentar que competir sea una actividad satisfactoria, agradable y natural con los ingredientes básicos de honestidad y compañerismo; así como también difundir el concepto que sí se puede ser un buen competidor y ganar respetando las reglas y la ética del deporte.

    Entre otros, los jugadores candidatos postulantes al FAIR PLAY PANATHLON son aquellos que resuelven los errores o confusiones dándole el beneficio al rival, son aquellos que esperan gentilmente la llegada de un jugador que viene en camino y ha sido retrasado por razones valederas, son aquellos quienes respetan la decisión de los jueces aunque éste pueda haberse equivocado, son aquellos que cantan la bola en su cancha dando el beneficio de la duda al rival, son aquellos que tienen la capacidad de corregir al juez cuando se haya equivocado a su favor, son aquellos que puede frenar el ímpetu de sus propios padres, entrenadores o representantes cuando ellos están trasgrediendo el código de conducta motivados por un ciego deseo de triunfo, etc.

    Invitamos a todos los participantes de Ecuajunior a vivir una nueva forma de competir.

    Detalle

  • Editorial: ECUAJUNIOR APOYA EL PROGRAMA DE CHIQUITON CON RAQUETAS BARATAS

    07-11-2013

    Ecuajunior cada vez más comprometido en la popularización del tenis en Ecuador y gracias al programa de CHIQUITON cada vez más niños pueden jugar tenis.

    Desde hace varios años Ecuajunior ha tratado de convencer a los representantes de las marcas de raquetas locales que traten de ayudar con precios económicos para que esto sea un completa realidad.

    Ya que no ha sido escuchado, Ecuajunior tomó una decisión importante al respecto y acudió a las fábricas de Taiwan donde se manufacturan estas mismas raquetas con diferentes marcas y les pidió enviar raquetas de 24 pulgadas que tengan la misma estructura de las que fabrican para ellos y que localmente cuestan alrededor de $49,90.

    Estas raquetas son de aluminio resistente y con las características particulares para el programa de canchas Rojas y Naranjas de CHIQUITON. Este tamaño intermedio ayudará a los principiantes desde 5 años a poder hacer la transición hasta por lo menos cuando lleguen 8 años. La empuñadura es apropiada para sus pequeñas manos y su peso manejable para niños de esa edad. Tiene alegres, vistosos y llamativos colores. Viene con un estuche que permite colgarlo en el hombro del jugador.

    El precio de venta al público es de $25 cada una. Para las escuelas que quieran comprar por docenas se les hará un interesante descuento.

    Ecuajunior estará complacido que esta iniciativa se apoyada y la manera de demostrarla es haciendo los pedidos para más niños tengan una raqueta con que jugar.

    Detalle

  • Editorial: CONSISTENCIA EN EL TENIS

    13-10-2013

    Consistencia e un término muy interesante y apropiado, quien logre alcanzarlo en la disciplina del tenis tendrá asegurado el éxito. Dejando que cada uno defina lo que es el éxito ya que para unos puede ser jugar bien y ganar Ecuajunior, para otros puede ser obtener una beca universitaria y para otros llegar a ser tenista profesional.

    Lo cierto es que para llegar a tener consistencia necesitamos el apoyo de nuestros padres ya que ellos son nuestro ejemplo a seguir. Si ellos demuestran consistencia en sus actos, los hijos también aprender a ser consistentes en lo que dicen y lo que hacen.

    Si un padre (papá o mamá) pide insistentemente que el torneo comience lo más tarde posible para ayudar a que los niños no falten a clases y luego se queja de quedarse hasta tarde en el torneo es una falta de consistencia y eso será aprendido por el hijo.

    Si un padre pone todo el esfuerzo y recursos para que su hijo mejore y el jugador llega a la final, es totalmente inconsistente en pedir que la premiación sea inmediata sin respetar el protocolo y todo lo que se haya preparado para que su hijo tenga un verdadero instante de reconocimiento por sus logros.

    Si un padre quiere que su hijo sea disciplinado en el deporte y el estudio, no puede ser que cuando un árbitro lo sanciones o un profesor lo castigue por mala conducta sea el primeros en reclamar en lugar de apoyar ese correctivo.

    Si un padre reclama airadamente cuando el rival de su hijo se equivoca (desde su perspectiva) en cantar una pelota o quizá en llevar el marcador, es totalmente inconsistente si cuando su hijo se equivoca, dicho padre no corrige la situación en favor del otro jugador.

    Si un padre sólo quiere que el grupo de entrenamiento de su hijo, todos los otros jugadores sean mejores que él (para que así pueda progresar) es totalmente inconsistente si se queja y reclama cuando su hijo es el mejor del grupo y está ayudando al resto.

    Si un padre quiere que su hijo sea independiente, se sepa valer por sí mismo y sepa enfrentar los reveses de la vida, es totalmente inconsistente si carga la maleta de su hijo, reclama cuando no hay un pasabola en la cancha donde él está jugando o desde afuera de la cancha intenta corregir un error que debe ser resulto entre los participantes del torneo.

    Podríamos continuar nombrando una serie de inconsistencias que no son el mejor ejemplo para que nuestros hijos sean los mejores. Debemos pensar en ellos como un todo y que cada una de las partes que rodean su mundo tengan una relación y unión adecuada para que puedan resistir sin "romperse" fácilmente.

    Además del saque, la volea, el remate, la derecha y el revés existen otros elementos como la consideración, respeto, concentración, educación, disciplina, humildad, obediencia que deben alcanzar una consistencia homogénea que permita la cohesión de los ingredientes y características necesarias de un excelente jugador de tenis.

    Detalle

  • Editorial: NOS HONRA QUE NOS CONSULTEN

    12-06-2013

    Lloró por el teléfono inconsolablemente y me dio mucha pena, cuando perdió su partido de primera ronda...

    Yo le dije: pero hijo tranquilo que tienes 8 y estás jugando con chicos de 10 años, sé que ibas ganando, y la próxima vez ojalá que le ganes, por ahora disfruta tus partidos, eso sí métale garra que si trabajas bien, llegarás lejos, pero hay que seguir trabajando.

    Él me dice: pero papá era ganable, yo creo que juego mejor que él.

    Yo le dije: a veces pierdes y a veces ganas tranquilo que pronto te llegara los triunfos. Hay que trabajar para cerrar los partidos.

    Me dio pena la manera como lloro y como le dolió. ¿Le dije bien las cosas? Dame tu consejo amigo?



    Ecuajunior:

    Nos sentimos muy honrados al recibir una carta como esta y manteniéndolo de manera anónima queremos aprovecha para que todos podamos enriquecernos y sacar provecho de esta vivencia.

    Pues para ser un padre que está aprendiendo a ser "padre de tenista" lo ha hecho muy bien, más aún al tener la humildad de preguntar cómo manejar esta situación. ¡Felicitaciones!

    Debemos, adicionalmente, tratar de explicar a los niños que el triunfo y progreso está realmente en lo que ellos hayan podido hacer y no en el marcador o lo que haya hecho su rival. Si antes hacía 10 dobles faltas en un partido y ahora ha hecho 2 es un triunfo y una mejora importante, igual si antes sólo lograba pasar la bola por encima de la red 5 veces y ahora lo hace 6 pero con un propósito e intención, no solo de tratar de devolverla. Ahí ya hay un triunfo.

    Quizá pedirle "cerrar partidos" es algo prematuro, hasta los 14 años deberá dedicarse a purificar su técnica y tratar de ejecutar bien "todos" los golpes: derecha, revés, saque, volea, remate, drop, etc. A partir de esta base entonces recién aprenderá a jugar tenis, le meterá fuerza e implementará tácticas y estrategias.

    Los niños disfrutarán los partidos en la medida en que los adultos también lo hagan y no los presionemos por resultados del marcador. Es muy importante mirar el partido y rescatar siempre algo positivo, pero real, algo que haya pasado durante el encuentro, como por ejemplo el valor y coraje que haya tenido en luchar o en tratar de crear jugadas así hayan culminado con la pérdida del punto.

    El trabajo es la clave, sino no nos creen pregúntenle a ese chico llamado Rafael Nadal, y para que sigan trabajando es necesario despertarles el interés y lograr que sigan participando en el largo plazo. Aún nos sigue sorprendiendo padres que no inscriben a sus niños en la competencia por que están cansados de verlos perder. A edades tempranas no siempre ganan los que mejor juegan.

    Lo que realmente está perdiendo (al no inscribirlo) son las probabilidades de que mejore y que se comprometa con una disciplina que lo ayudará a ser mejor persona en su vida, aprendiendo a aceptar triunfos y derrotas basados en su esfuerzo y trabajo, no sólo un buen tenista.

    Con toda certeza el principal propósito y meta de todos los padres serán tratar de mantener a su hijo jugando y compitiendo el mayor tiempo posible, éste se encargará por sí sólo de hacerlo un triunfador.

    Detalle

  • Editorial: AMAMOS A GUAYAQUIL, PERO...

    06-05-2013

    Esta fuera de nuestro alcance llegar a comprender porque cada año le ponen más trabas a la competencia juvenil, si tenemos más niños alejados de vicios y más niños compitiendo sanamente gracias al enorme esfuerzo de Ecuajunior.

    Los resultados positivos los tenemos por montones y resulta trillado repetirlo constantemente.

    Muchos padres de Guayaquil reclaman de ¡porque no hacemos más torneos del Circuito Ecuajunior en Guayaquil!

    Ecuajunior ama a Guayaquil (la cuna del tenis ecuatoriano) Ecuajunior quiere hacer más eventos en Guayaquil, infelizmente los clubes cambian de directorios y los convenios de cooperación mutua terminan y muchos de ellos ya no están interesados en la juventud, incluso ni sus hijos juegan tenis o deporte alguno.

    Lamentablemente para estos dirigentes lo único importante es que sólo ellos puedan ocupar las canchas y siguen matando al club que dicen querer, porque no vendrán nuevos socios, nuevos jóvenes a dirigir los rumbos de los clubes y que serán quienes generen los ingresos que puedan mantener las instalaciones para los socios ya jubilados.

    El mundo no es perfecto, pero seguiremos luchando porque los adultos nos preocupemos de los niños y cuando ellos crezcan lo harán con los que vienen después y así tendremos una mejor sociedad.

    Mientras tanto seguiremos yendo donde nos abran las puertas para llevar alegría y competencia a los jóvenes llenos de ilusión.

    Al menos esperemos nunca ver a quienes les cerraron las puertas pararse alado para tomarse una foto cuando ya estén exitosamente defendiendo los colores del Ecuador en Copa Davis, sería intolerable presenciar tamaña hipocresía.

    Detalle

  • Editorial: AMOR POR EL TENIS

    15-04-2013

    ¿Desde hace cuánto tiempo que no vemos un par de niñas tenistas secando las canchas?

    Cuando nosotros éramos pequeños casi que era rutina hacerlo por el deseo de jugar ya que a las 6 am los clubes no cuentan con todo el personal de mantenimiento.

    Por alguna razón actualmente no dejamos que nuestros hijos sequen canchas o que pasen bolas en un partido de un amigo, como que fuera denigrante hacer una actividad lícita y de ayuda.

    Luego reprochamos que son muy cómodos para entrenar, para arreglar el cuarto o para estudiar.

    Siempre reclamamos si no vemos que hay un pasabola para la cancha donde ellos están jugando, sin darnos cuenta que en los países del primer mundo no existen pasabolas para los torneos junior, y si los queremos preparar para la competencia en el exterior más valdría que se acostumbren y acepten este tipo de situaciones como rutinarias.

    En estos países desarrollados es muy común que los niños hagan labores durante el verano como repartir el periódico o cortar el césped a los vecinos, por lo cual reciben orgullosamente una pequeña remuneración. Es más, es una obligación, una vez que se haya terminado de usar la cancha de arcilla, que cada jugador pase el cepillo del lado de su cancha y la deje lista, límpia y preparada para la siguiente persona que va a entrar, es decir de la misma manera que la encontró, sin que por esto reciba remuneración alguna.

    Es una excelente manera de crecer sabiendo que pueden ser útiles para la sociedad y que trabajar no debe se vergonzoso.

    Felicitamos y aupamos a que haya más padres que hagan reflexionar a sus hijos que deben amar el deporte y hacer las tareas necesarias para poder disfrutarlo y con la frente en alto.

    La respuesta a la pregunta inicial es: "Este fin de semana en el torneo Ecuajunior de Salinas"

    Detalle

  • Editorial: ECUAJUNIOR EN EL PARAÍSO

    06-08-2012

    Muchos ya están conscientes, pero para quienes recientemente se nos están uniendo les contaremos que Ecuajunior es mucho más que un circuito de tenis que ayuda al desarrollo deportivo de los niños y jóvenes. Ecuajunior es una "forma vida".

    Ecuajunior tiene como intención y meta que los jóvenes se sientan tan a gusto en la competencia que su compromiso sea diario con un fuerte entrenamiento para lo cual deberán alimentarse correctamente comiendo carbohidratos, proteínas, minerales y muchos vegetales. Deberán entender que para ir mejorando deben recuperarse adecuadamente lo que significa dormir temprano. Deben tener un comportamiento respetuoso y obediente tanto en casa como en la escuela de tenis y el colegio donde asistan.

    Ecuajunior además intenta integrar a la familia y a diferencia de otros torneos donde la tensión y el llanto siempre están presentes, busca fórmulas en la que el entorno del jugador se sienta cómodo y distensionado y que los padres de los jugadores comprendan que el progreso del jugador no sólo pasa por el marcador del partido.

    Este fin de semana fuimos a visitar el Bahía Tenis Club (BTC), lugar donde se llevará a cabo la 5° Etapa de 10, 14 y 18 años, del 6 al 9 de septiembre y encontramos el aliado perfecto a nuestra filosofía.

    Un grupo de dirigentes comandado por Paulo Gutiérrez ha realizado cambios impresionantes en el club que queda al pie del mar. Tiene una escuela de tenis cuyos jugadores hacen el constante esfuerzo de participar en las etapas de Ecuajunior que se realizan en Guayas y Santa Elena, así como en Manabí (pero en Manta) y ahora quieren tener el gusto de que les permitamos (toda la familia tenística del Ecuador) de mostrar lo excelente anfitriones de un ECUAJUNIOR EN EL PARAÍSO

    Quienes conocen Bahía entienden porque decimos "Ecuajunior en El Paraíso", para quienes aún no han tenido la oportunidad de hacerlo será un excelente pretexto acompañar a sus hijos y verlos sanamente competir. Un lugar donde no necesitamos vehículo para ir al club ya que podemos hacerlo a pie por lo cerca y seguro que es, donde tendremos montón de actividades desde ir al mirador, caminar por el malecón y ver surfistas corriendo olas, cruzar el largo puente y porque no llegar hasta Canoa, ir a los parques donde todo el mundo se conoce y se saluda, ver la caída del sol desde el mismo BTC, comer ceviches y parrilladas de mariscos y hospedarse en hermosos hoteles como Casa Grande, que nos hacen realmente sentir que estamos en El Paraíso.

    Ecuajunior no solamente los invita a un torneo de excelente organización y premios, sino también a ser parte de la "Familia Ecuajunior", familia del desarrollo del tenis ecuatoriano, familia que se preocupa por la formación integral de nuestros niños competidores ya que eso les dará equilibrio como personas.

    Detalle

  • Editorial: GRACIAS POR SU CONFIANZA... ¡SEGUIREMOS SEMBRANDO!

    05-03-2012

    Ecuajunior es un medio que sirve para conseguir diferentes tipos de metas según lo que tenga en mente cada jugador participante. Ecuajunior no está sólo en esta "siembra", desde su inicio lo han acompañado sus padrinos Andrés Gómez y Raúl Viver y desde su retiro del tenis profesional Nicolás Lapentti unido a este proyecto 100% ecuatoriano creado y adaptado con mucha imaginación y conocimiento técnico para ayudar a todos los que crean que hicimos algo bueno por nuestro nuevo padrino Roberto Quiroz, quien decididamente durante su etapa de junior hizo de Ecuajunior una "trinchera" para jugar todos los partidos que podía, sabiendo que cada uno lo hacía ser un mejor competidor.

    Ecuajunior se siente tremendamente feliz porque cada vez hay más jugadores participantes que se quieren beneficiar de todo el esfuerzo que hace la organización por ofrecer calidad y cumplimiento. Por lo cual hoy solamente quiere decir ¡GRACIAS! a los patrocinadores que lo hacen posible, a los clubes, a los profesores, a los padres, a los padrinos, a los jueces, a los pasabolas, a Rosana y a todos quienes han podido leer la intención de desarrollo del tenis de la mano con el desarrollo académico, que propuso desde su inicio el Circuito Ecuajunior.

    Hay varios caminos para llegar a un mismo destino, el de Ecuajunior que ha sido construido despacio y paso a paso con bases sólidas y durante 12 años se ha consolidado ayudando a miles y miles de niños, con resultados exitosos como el de Roberto Quiroz y Rafaella Baquerizo, está ahí, siempre disponible con las puertas abiertas para todo el que crea en su propuesta. Es libre albedrío elegir atajos pero también es peligroso perderse y luego lamentarlo mucho.

    Ecuajunior seguirá caminando hacia una meta clara, con horizontes despejados debido al amplio bagaje de conocimientos técnicos y enorme experiencia. Ecuajunior los invita a tomar de su mano para ayudarles a lograrlo, con la confianza de que somos ecuatorianos interesados en nuestos jóvenes ecuatorianos.

    Detalle

  • Editorial: SEMANAS PROTEGIDAS

    13-06-2011

    En el 2002, hace ya 12 años atrás, Ecuajunior presentó un proyecto a un empresario interesado en invertir en tenis. Éste fue aprobado y comenzó un circuito que duró 6 años con el nombre del patrocinador exclusivo. Al mudarse esta compañía a USA y decidir no continuar con el apoyo económico, la estructura se cambió y nació Ecuajunior, con mejores premios, con reglas de la ITF y con la clara intención de ayudar a los jugadores tanto los que técnicamente juegan menos así como aquellos que han sabido sacar el mayor provecho con un magnífico desarrollo como el caso de Roberto Quiroz y de Rafaella Baquerizo que nacieron jugando en este circuito, el cual es el semillero más importante del Ecuador.

    La Federación Ecuatoriana de Tenis le dio el aval a Ecuajunior por el excelente manejo de las reglas y la capacidad técnica de entender, entre otras cosas, lo que son las "semanas protegidas". Desde entonces Ecuajunior respeta el calendario nacional de actividades ubicando estratégicamente sus torneos de manera que no coincidan con la misma categoría.

    Poner torneos de la misma categoría en la misma fecha es una clara muestra de desinterés en los jugadores ya que les quita la posibilidad de participar en ambos eventos; hacerlos elegir es una condena que tienen que pagar por este desinterés o falta de capacidad y conocimiento de esta simple pero importante regla.

    El desarrollo de los jugadores es una suma de elementos positivos y no una resta o división ya sea con o sin intención.

    Ecuajunior piensa que después de 12 años de esfuerzo por mantener la calidad de organización, por la entrega de más de $.150.000 en premios a los participantes, por la formación de miles de niños y jóvenes participantes a aprender a competir, debería haberse ganado el derecho a que a que su calendario publicado en enero de cada año sea respetado y defendido por todos quienes de alguna manera u otra sientan que han recibido algún beneficio de esta organización.

    Ecuajunior ratifica su deseo de continuar ayudando a todos los participantes de Ecuador y seguirá caminando de la mano con quienes crean que es válida y seria su propuesta. Agradecemos a Andrés Gómez, Nicolás Lapentti, Raúl Viver y Roberto Quiroz por ser padrinos de Ecuajunior y por su incondicional apoyo. Aprovechamos para ratificarles nuestro respeto y transparencia, ya que nunca hemos utilizado sus nombres para hacer creer a los jugadores, padres o entrenadores que ellos son organizadores o responsables directos de Ecuajunior.

    Detalle

  • Editorial: RAFAELLA BAQUERIZO ...¡TE AYUDAMOS A LORGRARLO!

    09-05-2011

    Porque creemos en los nuestro y en lo que somos capaces de hacer los ecuatorianos de manera original y con tal grado de imaginación que nos hemos convertido en líderes al crear aportes, reglas y nuevos procedimientos para el tenis y el desarrollo de excelentes torneos para nuestros jóvenes participantes. Probamos "una vez más" que ¡te ayudamos a lograrlo! sigue vigente con Rafaela Baquerizo Carrión, quien acaba de hacer una excelente Gira COSAT y es la actual número uno del ranking de 14 años en Sudamérica.

    Cuando un jugador se inicia en la competencia puede correr el riesgo de encontrar un torneo mal organizado, sin seriedad y sufrir un trauma tan grande que el niño(a) pudiera abandonar la comptencia del tenis e incluso alejarse del deporte. Los chicos que se inician en Ecuajunior y compiten regularmente en el circuito tienen prácticamente asegurado un excelente futuro ya que los tratamos como un diamante que nos encargamos de pulir mediante una competencia y programación adecuada y lo convertimos en un brillante de mucho valor.

    Cuando "Raffi" llegó a Ecuajunior en el 2007 la recibimos con el mismo cuidado y consideración que recibimos a todos nuestros niños competidores y potenciales campeones; siempre proporcionándole todo tipo de motivación ya que cuando ella llegó no fue inmediatamente campeona sino que pasó un proceso de ganar y perder. Siempre que pudimos sostuvimos conversaciones motivantes con sus padres, quienes rápidamente entendieron la filosofía de lo que persigue Ecuajunior a favor de los niños, además de haber sido testigos personales de la ayuda que Ecuajunior le entregó, con las becas que ofrecimos, a quienes como Rafaela ganaron y supieron sacarle el mayor provecho.

    La vimos crecer muy rápidamente y la dejamos volar como un ave libre para ir en busca de más y más triunfos y eso nos llena de satisfacción ya que de una u otra manera hemos ayudado a lograr las metas que está "atravesando" actualmente ya creemos que son el inicio de cosas muchos más importantes que vendrán prontamente.

    Como líderes de opinión y conocimiento de la práctica juvenil de tenis es nuestra responsabilidad aconsejar y advertir a todos, que todo esto que venimos haciendo año tras año, ahora de repente intenta ser emulado sin la apropiada visión y conocimiento y al final se convierte en algo que comienza a "restar" en lugar de sumar. Tenemos un Calendario Oficial que durante años lo hemos mantenido respetando las fechas de los nacionales ya que tenemos el aval de la FET, quienes deciden ocupar esas mismas fechas (habiendo muchas más en el calendario anual) es no querer ayudar a los niños competidores y sobre todo arrebatarles la posibilidad de ganar interesantes premios. ¿Con que fin? Sólo ellos los sabrán.

    Nosotros seguimos muy ocupados y comprometidos en generar cada vez más beneficios y ayuda a todos los niños participantes ya que en Ecuajunior? ¡te ayudamos a lograrlo!

    Detalle

  • Editorial: ¿QUIERES TRIUNFAR?... ¡VEN A ECUAJUNIOR!

    04-04-2011

    Cada año que pasa seguirá ratificando y consolidando que la tarea de desarrollo emprendida por Ecuajunior es el camino acertado para el éxito y la consecución de cada una de las metas que quiera proponerse cada uno de los participantes.

    Ya hemos visto el sustento de competencia que Ecuajunior ofreció en su momento a Roberto Quiroz, quien el año pasado quedó # 7 del mundo junior. También hemos visto como cantidad de jugadores que se han formado con Ecuajunior han llegado a ser parte de Equipos Ecuatorianos que lo han representado en torneos Sudamericanos.

    Ahora mismo podemos ser testigos como Andrés Cabezas, Juan Carvajal y José Chamba luego de cientos de partidos jugados en el Circuito Ecuajunior han logrado consolidarse como los mejores de Sudamérica y han sabido ganarse un cupo para participar en el Mundial de tenis de 16 años que se llama Junior Davis Cup y que se realizará en México.

    Por eso cada foto que tiene la galería de Ecuajunior de los niños participantes, es un tesoro invaluable que lo guardamos cuidadosamente porque estamos seguros que de ahí saldrá nuevos campeones representantes del país y que en su momento alcanzarán sitiales y metas que cada uno se ha planteado, por que en Ecuajunior? ¡te ayudamos a lograrlo!

    Detalle

  • Editorial: RIVALIADES SANAS... ¡ENORME AYUDA!

    14-03-2011

    Las rivalidades son buenas y hacen progresar mucho en la medida que lo hagamos sanamente.

    ¿O es que existe un mejor ejemplo que Federer - Nadal? Ambos, cada uno por su lado ha tenido que ir trabajando y mejorando los puntos débiles que el otro ha sabido explotar. Resultado final: ambos han ido mejorando su calidad tenística a través de toda su carrera.

    Quienes estamos encargados de que esta rivalidad sea lo más sana y constructiva para nuestros jóvenes jugadores somos los padres.

    En la medida en que los que estamos "afuera de la cancha" presionemos innecesariamente por resultados en los marcadores, los niños automáticamente pueden llegar a equivocarse por esta presión. Y esto es cierto, ellos pueden llegar a ver mala una bola sobre la línea sin hacer trampa alguna, debido a su enorme deseo de dar esa satisfacción equivocada a quienes presionan desde afuera.

    Advertimos que todos estos partidos son formativos y sugerimos dedicarnos precisamente a eso, a aprovecharlos para formar a nuestros niños quienes con esta base podrán tener mejores armas para aquellos momentos serios y difíciles que deban afrontar más adelante.

    Hacer lo contrario, podría en algún momento significar el abandono definitivo de la competencia por parte de algún excelente prospecto, y por consiguiente terminar con esa sana rivalidad que ayudaba a la superación del otro jugador. ¡Como ya ha sucedido innumerable número de veces en años anteriores!

    Detalle

  • Editorial: TODOS TIENEN SU MÉRITO

    07-02-2011

    Estábamos viendo un emocionante encuentro en el ATP de Argentina en el que participaba un jugador local y donde se hacía un despliegue de buena técnica en la tan esperada final.

    De repente se nos acerca el preparador físico del jugador local que estaba en cancha y nos comenta que gracias al intenso trabajo que hizo en la pretemporada y el actual que tiene para mantener la combinación de potencia, velocidad y resistencia es que ahora está llegando mejor a la pelota y por eso ha mejorado enormemente su nivel de tenis.

    Minutos más tarde se nos acerca el nuevo patrocinador de raquetas del mismo jugador y nos comenta que gracias al cambio de raqueta que hizo y al haber elegido la raqueta correcta para el tipo de juego que tiene es que ahora ha mejorado mucho y su bola tiene más peso y está apurando a los otros jugadores.

    Poco después se nos acerca el entrenador del mismo jugador y nos comenta que ha tenido que hacer algunos cambios técnicos en el servicio respecto al movimiento del brazo y el impulso de las piernas y en también hubo que cambiar la empuñadura de la derecha para que ahora si le corra la pelota y que gracias a esos cambios ahora está jugando bien y está ganando partidos y ascendiendo en el ranking.

    Nos movimos de ese lugar y pasamos cerca del psicólogo de este jugador, a quien lo conocíamos ya hacía algún tiempo, y le preguntamos si lo había visto cómo estaba jugando el jugador en mención, y nos comentó que justamente estaba trabajando con este chico desde hacía algunos meses porque tenía enormes problemas con la concentración y sobre todo enorme temor al momento de cerrar sus partidos y ahora gracias a ese trabajo que había sostenido con él es que está jugando y está ganando.

    Ese día conocimos al padre del jugador y nos comentó que gracias a las decisiones que él tomo respecto a las contrataciones y haber tenido los recursos para hacerlo es que ahora su hijo puede jugar bien y ha comenzado a cosechar lo que ha sembrado.

    Como sabíamos que jugaría la final dobles se nos ocurrió conversar con su compañero de dobles, para ver su óptica, y nos comentó que gracias al grupo de jugadores de esa camada, al compañerismo y amistad que todos tenían habían podido formar un sólido grupo de trabajo que había permitido no solamente la evolución ese jugador sino también el grupo en si. Y fue categórico respecto a la importancia de la presencia de ellos para la mejoría de cada uno.
    También conversamos con el juez que dirigió la final y nos comentó que se sentía muy contento de haber hecho bien su trabajo y que si no hubiera sido así este jugador no hubiera podido ser el campeón; y detalló que cuando estuvo match point en contra el otro jugador hizo un tiro ganador pero tocó con el pie la red y fue cuando cantó el "touch". Si él no lo hubiera visto y cantado, el partido habría terminado en ese momento. Esta buena decisión le permitió que el partido continúe y luego se recuperó.

    En el momento de la ceremonia de premiación; el Director del Torneo hizo público y ante las cámaras sobre la ayuda que se le había brindado a este jugador en particular; al haber podido realizar un gran número de torneos similares dentro del país y lo acertado de la decisión que los wild cards habían sido bien usados en los jugadores locales como era el caso de este jugador y que luego de varios intentos ahora finalmente ya se obtenía fruto de este importantísimo apoyo.
    Luego habló el patrocinador principal y dijo que gracias al importante apoyo económico de esta marca es que se había podido realizar este torneo y la serie de torneos citados anteriormente.

    Yo en este momento ya me preguntaba ¿Quién tiene mayor mérito e incidencia en el éxito de este jugador?, pues su mamá no había tenido la oportunidad de contarnos el cuidado que ha tenido en su nutrición y todo el cariño y cuidado que le ha brindado cuando ha estado enfermo.

    Creo que lo mejor será pensar que todos tienen su mérito y que esto definitivamente es un trabajo en conjunto; aunque parecería que todo el trabajo lo hace sólo el jugador quien con tanto esfuerzo, dedicación y sacrificio alcanza esos niveles competitivos.

    Detalle

  • Editorial: DE TODO UN POCO

    10-01-2011

    Por una razón en particular seguimos sintiendo la obligación de intentar orientar a los componentes que intervienen en el desarrollo del tenis como deporte de competencia. Decimos "intentar" ya que no somos propietarios de la verdad, por un lado, y por otro solamente podremos orientar a aquellos que también tengan una filosofía del aprendizaje abierta y similar a la nuestra.

    Cuando hablamos con ejemplos y vivencias narramos historias que hemos visto ocurrir en nuestra trayectoria 30 años, y no necesariamente se han vivido en nuestro país. Aclaración necesaria por si alguien pudiera sentirse aludido, pues deberá quedar claro que no hablamos ni comentamos de nadie en particular, sino de una vivencia de la cual podemos rescatar lecciones que nos ayudarán.


    La razón particular que nos mueve a esta tarea es intentar que no haya retiros de jugadores y sobre todo de aquellos que tienen talento y que podrían ser estropeados por la falta de experiencia y conocimiento técnico de quienes, con sólo buena voluntad, pretenden formarlos en la competencia. Debemos estar consientes que nadie nos enseña a ser padres y nos toca en el camino ir aprendiendo y casi que aplicando el sentido común y lo que pudimos aprender de cómo nuestros padres nos criaron, pues esta tarea es irrenunciable e indelegable, pero ¿Porqué actuar de manera igual en el deporte de competencia si tenemos a quien acudir?


    Esto no es una lección de lo que deben hacer con su dinero, pues está claro que cada uno puede destinarlo de la manera que le sea más conveniente, tampoco es una lección de sicología ni mucho menos un manual de crianza, pero si a lo largo del camino hemos visto que hay actitudes y comportamientos que sistemáticamente llevan al retiro de los jugadores, entonces recomendamos y luchamos porque no las implementen más.


    Incontables veces hemos visto a padres y madres molestos y frustrados cuando ven jugar a su hijo(a) porque no puede ganar un partido, y ha sido momento de recordarles que deberían estar felices de tenerlo en una cancha haciendo deporte, luchando y compitiendo, haciendo un enorme despliegue de vitalidad y salud. Bien podrían, en ese preciso momento, estar visitándolo en un hospital con una enfermedad grave o terminal y en lugar de correr estaría postrado en una cama.
    Es una manera de cambiar la óptica con la cual están viviendo el privilegio de la competencia. ¡Es mejor agradecer el momento en lugar de reprocharlo!


    Además debemos recordar que obtener títulos en las edades tempranas deberá ser tomado como una satisfacción e incentivo transitorio; incentivo para mantenerlos en la práctica deportiva. Por alguna razón y contrarios a esto, hemos con sorpresa visto que es justo el momento en que abandonan su lugar de entrenamiento, sobre todo por "insatisfacción". La obtención de esos títulos debe más bien ratificar el buen trabajo que están haciendo los profesores y sus compañeros de entrenamiento, ya que todo eso es la suma de la mejora técnica que está tiendo el jugador.

    Cuando se miran las estadísticas en el ámbito mundial se puede claramente ver que son poquísimos los jugadores que fueron buenos jugadores juveniles y que luego hicieron una correcta transición al profesionalismo, y esto debido a una enorme cantidad de factores.

    Las estadísticas también muestran que en la mayoría de los casos lo chicos dejan de competir, incluso de jugar tenis, agobiados por la constante presión de sus padres. La presión no es necesariamente obligarlos a entrenar o insistirles en la consecución de triunfos y títulos. Muchas veces olvidamos que los niños son muy inteligentes y se dan cuenta de las cosas que están pasando alrededor de ellos. La presión simplemente está cuando como padres abandonamos el rol de padres y asumimos el rol de "perseguidos".

    Perseguidos significa:

    Reclamar porque en el sorteo a nuestro hijo le tocó difícil, en lugar de pensar que como nuestro hijo juega bien a quien le tocó difícil es al rival de nuestro hijo.

    Reclamar constantemente cuando el otro niño cantó mal la pelota y nunca hacer nada cuando nuestro hijo se equivoca.

    Reclamar y tomarlo como personal cuando un juez toma una decisión, aún cuando sabemos que es correcta según la reglamentación, incluso absurdamente amparándonos en que no nos parece que sea justa y que debería ser cambiada.

    Buscar acercarse al entrenador del rival de nuestro hijo durante el partido para tratar de escuchar si le están dando instrucciones o no y luego reclamar creyendo que los jueces son policías y que deben perseguirlos. Olvidándose por completo de ocupar su dignidad de padre de un participante.
    Pedir, casi exigir, que en todos los partidos de nuestro hijo haya un árbitro en su cancha porque "siempre le roban el partido" sin querer hacer conciencia que el único problema que hay en cada jornada es el partido de mi hijo y no porque él sea mal chico, sino por todos los ingredientes que yo como padre estoy siempre agregando a sus partidos desde la tribuna.

    Pedir que nuestro hijo sea premiado inmediatamente, solamente pensando en sus necesidades, sin darse cuenta que los jugadores deben aprender a respetar los actos y protocolos del evento ya que involucran también la presencia de los otros competidores, que podrían aún estar jugando.

    Pedir, debido a los títulos obtenidos por nuestros hijos, que se forme "una escuela especial" dentro de la escuela de tenis a la que acude con regularidad alegando su superioridad total, sin darse cuenta lo que tácitamente está diciendo al resto de sus compañeros.

    Empezar a aplaudir eufóricamente los puntos de nuestros hijos sin importar que hayan sido errores del adversario y luego molestarnos y reclamar cuando los otros 30 padres, adheridos al otro niño por nuestra antipatía, aplauden sus puntos.

    Mover cielo y tierra para que todo el mundo se entere de los logros obtenidos por nuestro hijo, incluso llegar a molestarse y exigir rectificaciones a los medios de comunicación ya que faltó una letra en el nombre y que el marcador no fue 61 62 sino 61 61.

    Aunque jocosos, estos pocos ejemplos son reales y han venido agobiando a los niños sin que sus padres se den cuenta. Hasta el día que ellos dicen: "ya no quiero jugar más tenis". Ahora ya no podemos ser indiferentes a estas situaciones, por favor evitémoslas.

    Detalle

  • Editorial: NO, NO NOS CANSAREMOS DE INSISTIR

    06-12-2010

    Esta vez por pedido expreso, de un grupo de entrenadores, volveremos a tocar el tema de los espectadores. De los familiares espectadores.

    Como Ecuajunior es una forma de vida, siempre mixturamos la formación tenística de los chicos con la formación como persona de cada uno de ellos; por lo tanto los temas los tratamos como algo que les servirá para su formación de vida. He aquí nuestra perspectiva sobre el tema de padres espectadores.

    Nosotros los padres vamos a estar sólo un lapso de tiempo acompañando a nuestros hijos, en ese tiempo intentaremos educarlos y enseñarles los valores que nosotros creemos que son necesarios y correctos para su vida. Así mismo intentaremos enseñarles a defenderse y tratar de tomar decisiones correctas y honestas para lograr alcanzar las metas y los éxitos que cada uno se haya propuesto.

    Si nosotros pretendemos que no haya equivocación alguna en el camino de su vida o si pretendemos que no haya error alguno o si pretendemos que no sufran jamás una injusticia; entonces no los estamos preparando para la "vida real". Peor aún, si estamos atrás de ellos constantemente limpiándoles el camino y les hacemos las cosas y todo lo que haya que hacer para que ellos logren "nuestro" objetivo, ¡ups! perdón, quise decir "su" objetivo? entonces algo no irá bien. El fracaso estará esperando a la vuelta de la esquina ya que ellos no habrán aprendido lo que debimos haberles realmente enseñado para que lo implementen cuando nosotros estemos ausentes.

    Con esa misma filosofía deberemos acompañar a nuestros hijos cuando los vamos a espectar competir en un deporte individual, como lo es el tenis.

    Si como espectadores vemos que la pelota es "out" y nuestro hijo la juega, no hay razón para que nosotros le indiquemos que la pelota salió y que hace mal en jugarla. Increíblemente nosotros cometeremos un doble error al hacer esto ya por un lado él ya tomó su decisión, basada seguramente en su honestidad pues él la vio buena. ¿Cómo pedirle que la cante mala si él la vio buena? Y por otro lado afectamos su concentración, que hasta ese momento estaba enfocada en realizar bien sus golpes y cumplir con el plan establecido de su juego. Ahora el chico va a estar más preocupado en cantar la bola de acuerdo con lo que su familiar opina fuera de la cancha, para no recibir sus reproches y comentarios desalentadores.

    Si quiere ayudarlo a mejorar, coméntelo después del partido. No importa si ganó o perdió, eso no es lo más importante, lo importante es que él mejore y aprenda.

    Si se pierden en el marcador y ambos jugadores llaman y resuelven junto con el juez, jamás opinemos si fue incorrecta o acertada esa decisión y peor aún comentemos que le "robaron" los puntos. Si decimos hacer esto, querrá decir que las otras personas tendrán el derecho de decir cosa parecida si la decisión fue a favor de nuestro hijo. La única manera que los jugadores aprenderán es de esta manera y lo mejor que podemos hacer es hacerles ver, después del partido, que la única solución que existe para que esto no vuelva a suceder es cantando en voz alta el marcada luego de que se haya jugado cada punto. Aprender esto será mucho más importante que haber ganado esos puntos.

    Si el jugador toma la iniciativa de atacar y la bota fuera, que no se nos ocurra aconsejarlo "mete la pelota no más", lo mejor será reconocer y apoyar su coraje, valentía e iniciativa por buscar la posibilidad de ganar el punto. Puede ser que el entrenador haya trabajado todo el mes para que el jugador comience a tomar la iniciativa del juego y nosotros con esa simple frase estemos destruyendo todo el esfuerzo y trabajo realizado hasta ese momento.

    Si nuestro hijo gana un punto, no se nos ocurra usar la frase: "Eso es todo". Es una de las frases más destructivas para ambos jugadores. Nuestro hijo acaba de hacer un enorme esfuerzo por ganar el punto y nosotros le decimos que simplemente "eso es todo" lo que debe hacer, como si fuera poco lo que ha hecho. Por otro lado le estamos diciendo que el otro niño es tan malo que simplemente "eso es todo" lo que tiene que hacer nuestro hijo para ganarle y que no vale la pena hacer ni un poquito más de esfuerzo.

    Si nuestro hijo hizo doble falta, preocupémonos de ver si el movimiento del servicio fue el correcto. Si lo hizo bien, entonces no importará la doble falta, pues sólo es cuestión de tiempo y él empezará a servir mejor. Si aconsejamos, "meter la primera" o algo por el estilo, será claro que lo único que nos importa es el resultado sin importar los medios para conseguirlo ya que el movimiento del saque pudo haber sido pésimo.

    Si nuestro hijo no pudiera definir el punto, aún cuando pareciera que era muy sencillo hacerlo, debemos entender sus limitaciones y temores. Que no se nos ocurra decirle "define el punto". Eso aumentará su actual presión ya que entenderá que estamos ahí para verlo ganar y no para verlo jugar lo mejor que él pueda hacerlo.

    Si el rival de nuestro hijo se equivoca, desde nuestra perspectiva, y llama la pelota fuera y nosotros nos atrevemos a comentar que la pelota fue buena o si peor aún somos tan impertinentes que se lo hacemos saber, ojala que seamos lo suficientemente consistentes para que cuando nuestro hijo se equivoque también lo gritemos y le digamos que "no se robe las bolas". En ambos casos es perjudicial, lo mejor sería quedarse callados y aceptar los cantos de ambos niños aún cuando se estén equivocando. Si sospechamos que los "errores" no son "errores" si no costumbre de un determinado jugador entonces podremos acercarnos al juez y pedirle que por favor se quede un momento mirando el partido.

    En lugar de darle una instrucción durante el partido para que gane el punto o el encuentro, ayudémoslo a pensar y a descubrir sus propias soluciones. Para esto deberemos conversar luego del partido recreando las situaciones y dejando que ellos mismos propongan nuevas cosas que pudieran hacer para ganar en determinada situación. De esta manera además de ayudarlos, no estaremos rompiendo las reglas del juego que nos prohíben dar instrucciones para jugar.

    Si nuestro hijo llega tarde, si lanza la raqueta o la pelota, si insulta y es amonestado o penalizado, apoyemos a los jueces y agradezcamos que nos estén ayudando a formar a nuestros hijos. Es bueno y saludable para ellos que sepan que hay autoridades e instancias tanto en el deporte como en la vida. Lo peor que puede hacer un representante es decir que otro niño hizo lo mismo y a él no le dijeron nada.

    Por favor no aplaudamos cuando el rival de nuestro hijo falla la pelota. Recordemos que la máxima expresión de la conducta antideportiva es aplaudir una doble falta. Si nuestro hijo fallara la pelota seguramente le molestaría a él tanto como a nosotros que los otros espectadores hicieran una fiesta de su error.

    Aprendamos y entendamos de una vez que el resultado del trabajo de nuestro hijo no es el marcador del partido. Intentemos entender que la forma de evaluarlo es compararlo consigo mismo, lo que hacía antes y lo que él puede hacer ahora. Ellos van a ir mejorando en la medida que vayan compitiendo, pero si luego de cada pérdida su conducta es extrema, pudiera ser que estén sintiendo que nosotros solamente estamos esperando que ellos ganen.

    Volviendo al inicio de este editorial; nosotros estamos de paso y ellos deben salir adelante con o sin nuestra presencia, si sólo ganan sus partidos porque nosotros estamos ahí a lado de ellos haciendo una serie de cosas ?raras?, ellos jamás se valdrán por sí mismo. Será lo mismo en el mundo real. Mejor intentemos que ellos mismos se den cuenta y que ellos mismos tomen sus decisiones y aceptemos los errores y aciertos que cometen, de la misma manera que aceptamos sus triunfos y derrotas.

    Detalle

  • Editorial: TORNEOS Y ORGANIZACIONES QUE APORTA... ¡USÉMOSLAS!

    10-10-2010

    Este es un niño(a) que está aprendiendo a jugar tenis. Su primer sueño es: participar en un Ecuajunior. Acude al primer torneo y pierde sus partidos. Acude a varios más y por fin un enorme logro; es finalista de un back draw. Recibe su primer trofeo.


    Este pequeño paso lo ha motivado enormemente a seguir entrenando y descubriendo el amor por la competencia. Sus padres, orgullosos y felices, agradecen el esfuerzo que hace el ente organizador por brindar esta competencia tan bien estructurada y con interesantes premios para los chicos participantes.


    El jugador continúa creciendo y ahora ya llega a semifinales del cuadro principal. Continúa con su sueño hasta que un buen día llega a una final. Recibe el trofeo de Campeón de Ecuajunior. El niño es feliz, está totalmente motivado y listo para jugar torneos similares con puntuación nacional.


    La misión se ha cumplido en gran parte, ya que Ecuajunior ha despertado en él, el sano deseo de esforzarse y competir para lo cual ha diseñado un esquema que permite lograr y alcanzar estos objetivos paso a paso.


    El jugador continúa desarrollándose y comienza a ganar en torneos más grandes como COSAT y si bien no ha ganado alguna etapa ahora comienza a tener buen ranking regional.


    Es en esta parte del camino donde se inician dos actitudes totalmente opuestas y aún no sabemos las causas del origen, aunque las sospechamos, pero lo que si sabemos son las consecuencias que trae cada una de ellas.


    Sólo vamos a comentar la que creemos que aporta y es un buen ejemplo a emular:
    Este jugador que ahora participa en torneos internacionales y que ha tenido el gusto de pertenecer a un seleccionado nacional, reconoce que gracias a esos inicios que tuvo y a la gran motivación que en él generó Ecuajunior, ha llegado a donde están ahora; alguna otra metodología de competencia seguramente lo hubiera alejado de tenis como competidor. Lo interesante es que este jugador bien manejado ha aprendido a mirar el calendario del Circuito Ecuajunior de una manera diferente. Ahora participa en las etapas de una categoría superior a la suya, en donde los jugadores son más fuertes, pues tiene claro que ese nivel si les servirá para mantener su ritmo actual, sin tener que incurrir en enormes gastos de viaje en busca de torneos internacionales de su propia categoría. Sigue como desde aquel primer día cariñosamente vistiendo la camiseta del circuito, pues tiene claro cuales son sus raíces, y cuando la llega a regalar lo hacen realmente con afecto a los otros chicos que no pueden participar en el circuito, sobre todo porque no viven en Ecuador.
    Si tenemos claro que los torneos e instituciones de desarrollo son permanentes y los participantes transitorios, entonces estamos entendiendo la perfecta filosofía del deportista.


    Si preguntamos a un niño participante ¿Quién fue Jack Kramer o Rod Laver?, incluso si les preguntamos por Pete Sampras, quien es mucho más reciente, no nos dará razón de sobre quien le estamos cuestionando. Pero si le preguntamos ¿Qué es Roland Garros o Wimbledon? Seguramente van a responder mucho al respecto.


    El logro de ganar un torneo internacional o de participar en una representación de un equipo nacional no es más que la ratificación que el circuito donde el jugador comenzó aportó enormemente para que eso sea una realidad, incluso si ese jugador nunca participó en el circuito ya que los jugadores contra quienes el compite y que le permiten ser campeón si lo hicieron y por eso existe la competencia alrededor de él.


    Si los torneos y organizaciones aportan, usémoslas en beneficio de cada uno y ofrezcámosle nuestro respeto, reconocimiento y apoyo para que sean permanentes.

    Detalle

  • Editorial: SAN PABLO DE MANTA RECIBIRÁ A ECUAJUNIOR

    06-09-2010

    Manabí es una provincia que tiene una interesante historia en lo que a tenis se refiere. En Bahía desde hace mucho tiempo se ha jugado un tenis atractivo. Portoviejo también tuvo un interesante auge y ahí se llevaron a cabo algunos eventos en favor del desarrollo de donde surgieron algunos buenos jugadores. En la actualidad tenemos algunas ciudades donde se está realizando muchos trabajos puntuales y sacando jugadores de competencia; a las que felicitamos y aupamos para que continúen haciéndolo. Pero sin lugar a duda Manta es la ciudad de mayor desarrollo y de mejores resultados; amparamos este comentario en estos tres hechos importantes:

    es una de las pocas ciudades de Ecuador que ha tenido jugadores Copa Davis, como es el caso de Jhonny De León y Patricio Alvarado.
    tiene jugadores como Gonzalo Escobar y Patricio Alvarado, actuales jugadores universitarios, quienes a los 16 años quedaron en tercer lugar en el mundial jugado en Barcelona. Quienes en su momento también participaron en nuestro semillero.
    actualmente el Umiña Tenis Club tiene una escuela que en vacaciones fácilmente sobrepasa los 120 jugadores, además del esfuerzo que hizo el municipio por apoyar una escuela pública de donde han surgido un número importante de jugadores de competencia.
    Al ser Manta una de las ciudades de donde más jugadores participan en el Circuito Ecuajunior, esto sumado al aporte de las ciudad de su alrededor, Ecuajunior encuentra interesante ser recíproco y ser un soporte adicional al desarrollo juvenil de Manabí.

    Hemos entrado en contacto con los directivos del Umiña Tenis Club, Carlos Calero y Ángel Díaz, quienes entienden y apoyan incondicionalmente a sus jugadores, y sólo una reunión bastó para acordar el poder llevar a cabo por primera vez una etapa del Circuito Ecuajunior en el Umiña, ya que se manejan como lo que son; grandes empresarios con toma de desiciones rápidas y certadas.

    Queremos alentar a todos los jugadores para participar ya que este pretendemos sea el inicio de una alianza permanente entre el Umiña Tenis Club y Ecuajunior.


    Estamos planeando algunas sorpresas para quienes asistan a la 5° Etapa de 10, 14 y 18 que será del 2 al 5 de septiembre en Manta.

    Detalle

  • Editorial: LAS REGLAS LAS HACEMOS NOSOTROS MISMOS

    16-08-2010

    Algo que muchos de nosotros quienes estamos inmersos en este deporte desconocemos, es que nosotros mismos somos los responsables de los cambios que afrontan año a año los reglamentos de tenis. ¡Sí, nosotros mismos!

    Citemos algunos ejemplos para comprender mejor el tema:

    *Hasta hace poco tiempo había una regla para tratar el calambre durante un partido de tenis. El jugador que comenzaba a acalambrase pedía ser atendido, en el momento que lo necesitase, y el médico lo ayudaba a recuperarse y poder continuar. Muchos participantes abusaron de esta regla y la empezaron a usar para cortar el ritmo del partido cuando estaban perdiendo. Resultado de esto y para evitar el abuso que se hacía contra aquellos que jugaban limpiamente la regla cambió y ahora no pueden ser atendidos en cualquier momento sino bajo ciertos estrictos parámetros.
    ¿Esto a quien perjudica? No es acaso al propio jugador. Especialmente a aquel que si está sufriendo un calambre y ahora no podrá hacerlo de inmediato. Y entonces escucharemos, como es natural de parte de un grupo de gente que no entiende el origen de las reglas ni porque fue creada, que las reglas están mal elaboradas y que a quién se le ha ocurrido semejante atentado ya que es inhumano que no le permitan a un jugador ser atendido si se está revolcando del dolor con el calambre, etc.

    *Hace algunos años atrás había una regla que contemplaba y pretendía ayudar a aquellos jugadores quienes tenían un "desarrollo más temprano" que el común denominador. Esta regla les permitía abandonar su categoría base y jugar en la categoría superior como su nueva categoría base y una más arriba como superior. El objetivo era proveer al jugador de la competencia exacta que necesitaba transitoriamente. Todo bien, hasta que vino el día que un representante de un jugador quien había abandonado su categoría base y no solamente presionó al jugador todo el año por triunfos que seguramente no estaba preparado para conseguir por su temprana edad, sino que además injurió a la dirigencia luego de haber sido sancionado por haber amenazado de muerte a un juez que decidió en un partido que la bola era buena a favor del contrincante. Resultado de esto y para intentar que este vergonzoso incidente no se volviera a suscitar la regla fue cambiada y ahora no pueden abandonar la categoría base en las categorías de los más pequeños.
    ¿Esto a caso actualmente no perjudica a aquellos jugadores especiales que podrían ser ayudados a desarrollar más rápidamente? ¿Esta persona sentirá algún tipo de remordiendo sobre su responsabilidad del cambio de esta regla?

    Podremos seguir enumerando una cantidad de casos en que las reglas han sido y serán modificadas precisamente para controlar las posibilidades de: desajustes, de hacer trampa, o las de sacar ventaja de algo que aún no se haya legislado y sobre todo de frenar la agresiva conducta de las personas relacionadas contra los jugadores; el implementarlas en muchos casos pueden perjudicar puntualmente a jugadores que no tienen la mínima intención de hacerlo. Lo que llamamos: "justos por pecadores".

    La intención de este editorial es de crear conciencia en los elementos que participamos en la competencia ya sean jugadores, padres, dirigentes, entrenadores o personas relacionadas ya que todo lo que nosotros hagamos o dejemos de hacer podría generar cambios en las reglas de la competencia de tenis; y que siempre afectará de una u otra manera a la próxima generación.

    También tiene la misión de poner en conocimiento, sobre todo a aquellos quienes se están estrenado en este deporte, que existe un principio en la reglas de tenis que será invariable y es que: "los jugadores son los responsables finales del mal comportamiento de las personas relacionadas a él"

    Cuando detectemos algo raro durante los torneos o al momento de leer el reglamento; anotémoslo, examinémoslo y si se nos ocurriera algo que se pudiera mejorar redactémoslo en un papel y luego hagámoslo llegar al organismo encargado de hacer los cambios. ¡También podríamos contribuir de manera positiva!

    Detalle

  • Editorial: ASUMAMOS, LA RESPONSABILIDAD ES DE TODOS

    05-07-2010

    He tenido el privilegio de leer algunos artículos respecto a análisis del porque el tenis femenino sudamericano se encuentra actualmente en un estado calamitoso, para utilizar un término sincero y poco decorativo.

    Hacer estadísticas y análisis respectivos es entretenido y sólo servirán cuando nos pongamos a trabajar para que estos números y tendencias cambien en la práctica.

    Hace ocho años atrás emprendimos un circuito de tenis que llevaba el nombre del patrocinador exclusivo. Esta empresa de negocios que miraba los números en una "fría tabla" de estadísticas decidió, en base a esta información, que no podía seguir apoyando con presupuesto económico una categoría que creaba un enorme déficit. Nos referimos a la categoría de las mujeres 16 años. Por lo que la suspendió.

    Luego de cinco años esta empresa patrocinadora cambió de rumbo y se marchó del país por sus negocios e intereses, y entonces para continuar debimos asumir un reto mayor. No solamente tendríamos que concentrarnos en la parte técnica y de desarrollo como era habitual, sino que además absorberíamos la durísima tarea de buscar patrocinio que nos permita llevar a cabo nuestro objetivo.

    Tomamos el toro por los cuernos y lo llamamos: Circuito Ecuajunior. Hicimos cambios técnicos importantes en favor de los participantes obviamente, y uno de ellos fue asumir nuevamente el reto de ayudar al tenis femenino.

    Desde el primer año nos pusimos metas altas, una de ellas fue realizar 12 Etapas más un Master de cada una de las cuatro categoría. Y lo logramos. Junto con el esfuerzo de proveer una "herramienta de incentivo" a las escuelas de tenis también desarrollamos un equipo de médicos que dominaban la atención en cancha, equipos de jueces quienes luego han sido utilizados por los organismos oficiales, ayudamos a la prensa en especializarse en tenis, educamos padres y jugadores mediante conferencias y editoriales, ayudamos con enorme cantidad de trabajo e ingresos a nuestros niños pasabolas y generamos mucho trabajo extra para los entrenadores ya que logramos despertar el interés de muchos jugadores en querer mejorar su ranking del Circuito Ecuajunior. En lo que respecta a las sedes que nos recibieron siempre obtuvieron enormes ingresos por alimentos y bebidas, gracias a la cantidad de inscritos que asistieron acompañados de sus familiares.

    A los que les gustan las estadísticas y sus análisis: llegamos a tener 400 niños participando y en cada etapa un promedio de 80 participantes. Jugamos en todo el año cerca de 1600 partidos.

    El segundo año volvimos hacer cambios importantes, pues el tenis es dinámico y no podemos quedarnos rezagados, y esta vez llegamos a 600 participantes con la característica de tener siempre nuevos participantes. En una etapa llegamos a tener 136 participantes como record, al final del año pasamos los 1800 partidos jugados.

    En este tercer año, hemos vuelto hacer cambios, y sobre todo seguimos haciendo enormes esfuerzos por mantener el Circuito Ecuajunior. Paradójicamente en lugar de ser más fáciles las cosas ya que la gente ha podido constatar lo que hacemos, están muchos más complicadas. Los patrocinadores se quejan de la situación económica general y se frenan a colaborar abiertamente, los clubes dicen que se ha incrementado tanto el número de alumnos en sus escuelas y no quieren dar espacio para las semanas competencia en sus canchas. Algunos dirigentes dicen: que no siendo un organismo estatal o algo por el estilo, no ven por que hay que apoyarlo. Etc.

    Eso no es todo, pero es parte, y por eso invitamos a: Asumir las responsabilidades y el rol de cada uno de los factores que formamos parte del desarrollo del tenis.

    Aún con tanta adversidad seguimos con ingenio financiando el circuito, cumpliendo con las etapas y ofreciendo además una organizada competencia, interesantes premios a favor de los chicos participantes.

    Les parecerá inverosímil pero resulta que durante todo este año no hemos podido completar ni siquiera un cuadro de 8 jugadoras en la categoría de 16 años.

    Venimos haciendo un inmenso despliegue de trabajo para poner en escena un torneo que cumple iguales exigencias que un ITF G5, y con beneficios adicionales para los jugadores, y a penas se inscriben 4 jugadoras en muchas de las etapas; de las cuales dos van a recibir trofeos y premios para campeonas y vicecampeonas. ¿Es esto justo?

    ¿Dónde están los entrenadores quienes no solamente deben "sugerir" si no que además deberían "exigir" la participación de las jugadoras si quieren entrenar como jugadoras de competencia en su academia? ¿Dónde están los padres que no inscriben a sus hijas en una competencia bien planificada, luego de invertir montones de dinero en entrenamiento? ¿Dónde están las mismas jugadoras, quienes luego comienzan a reclamar por más torneos?

    Vamos a llamar las cosas por su nombre: si tenemos un circuito en el que mínimo en cada etapa debería tener cuadros de 28 niñas participantes ya que en la ciudad en donde se realiza el evento hay unas 40 en esa categoría y sólo se presentan 4 ¿Para que hacer un torneo internacional? ¿Para beneficiar a las participantes de otros países? Peor aún llegar a pensar en realizar un torneo profesional que cuesta 16.000 dólares ya que reparte 10.000 en premios y 6.000 más en costos operativos. Para los jugadoras locales seguro no será. Entonces es mejor que lo realicen otros países donde seguramente tendrán mayor conciencia de lo que es la responsabilidad de sostener el desarrollo. ¿O es este el denominador común de nuestros países sudamericanos? Y entonces esperamos que sea el vecino siempre quien organice.

    A nosotros no nos gusta quejarnos ya que nuestro estilo es hacer y trabajar, pero es momento de llamar a la reflexión ya que nos hemos ganado ese derecho.

    Una competencia nos da algo que ninguna escuela ni ningún profesor nos podrán enseñar. Además de esto, es el ambiente mágico que viven los participantes cuando pueden compartir y hacer buenas amistades.

    El deporte y la competencia ofrecen las mejores amistades ya que mediante ella podemos conocer los verdaderos valores de las personas.

    Pero, ¿ante quien podremos presentar o mostrar una propuesta para conseguir más apoyo para el tenis femenino con cuadros de 4 participantes?

    De hecho este año que comenzamos con EcuaOpen, circuito que pretende ser el eslabón de transición entre los juniors y los profesionales, los patrocinadores sólo apoyaron la categoría de varones para entregar premios económicos. Y pese a nuestro entusiasmo y perspectiva, debemos respetar estas decisiones.

    Como es cierto que nadie es profeta en su tierra, y es por esta razón que quienes más aprecian este circuito son los niños que viven en otras provincias, así también esperamos que en algún momento los organismos internacionales reconozcan este tipo de organizaciones como entidades que generan desarrollo y que de alguna manera deberían recibir ayuda para sostener programas que ellos pretenden mantener como es el circuito femenino, ya que visto desde la perspectiva empresarial no se puede mantener un producto que ni los padres, ni los entrenadores, ni las mismas jugadoras están interesadas en usar.

    Nosotros con el entusiasmo que nos caracteriza continuaremos, hasta donde podamos, ofreciendo nuestra ayuda para que nuestros participantes puedan logarlo.

    Detalle

  • Editorial: ¿Y AHORA DEL POTRO CON QUIÉN PODRÁ ENTRENAR?

    07-06-2010

    Un número muy grande de entrenadores de varias escuelas dentro y fuera del país nos cuentan la penuria que pasan cuando se trata de armar los grupos de entrenamiento.


    Por alguna razón muchos padres tienen la fijación que sus hijos sólo van a mejorar si juegan y entrenan con jugadores mejores que ellos; y no se dan cuenta que esos jugadores mejores también podrían pensar igual.


    Debemos saber que los chicos que entrenan con jugadores superiores, difícilmente podrán corregir y mejorar sus movimientos ya que la pelota será tan rápida que no les permitirán poder hacer las correcciones y ajustes; apenas estarán ocupados en tratar de devolverla haciendo cualquier gesto incorrecto para cumplir con su misión. Quien seguro va a mejorar es el que está al frente.


    Tuvimos la oportunidad de hablar con Marcelo Gómez, el entrenador que formó a Juan Martín Del Potro, e hicimos varias preguntas claves de las cuales todos podemos sacar provecho si la leemos como se debe hacerlo. Le preguntamos ¿Cómo ellos trabajan la humildad de los jugadores en la academia que tienen en Tandil? y su respuesta fue muy simple:

    "Todos tienen que entrenar con todos y nadie puede cuestionar el grupo, el que lo haga debe irse de regreso a su casa.


    Es una rutina que cuando un jugador llega a entrenar el primer día después de haber ganado un torneo importante irá directamente a la última cancha con el grupo más flojo de jugadores, así aprenderá a ser paciente y humilde. Y debe entender que lo que ha ganado no lo hace ni mejor ni peor.


    También intentamos por lo menos una vez por semana que el mejor jugador, sin preguntar porque, vaya y entrene con el peor jugadores que tenemos. Ambos aprenden mucho de esa manera.


    Fue así como formamos a Juan Martín y en la actualidad cuando llega de visita a la academia tiene la capacidad y la humildad de entrenar con cualquiera de los chicos que tenemos sin preguntar si es el mejor del lugar.


    No podríamos imaginar si no hubiera sido formado de esa manera ya que de lo contrario él llegaría y no tuvieran con quien hacer grupo de entrenamiento ya que nadie es mejor que él en Tandil".


    Son los profesores quienes deben dictar cuando un jugador debe o no estar en un determinado grupo. Los padres debemos apoyar estas decisiones y ayudar a nuestros hijos a superarse y hacer que por sus propios méritos sean ascendidos a esos grupos donde el nivel es mucho más fuerte, ya que sólo así ellos sacarán provecho al estar ahí. Con este buen ejemplo de lucha por levantar su juego de esa misma manera lucharan en la cancha cuando estén jugando torneos importantes.


    Si es por nuestras amenazas, presiones o influencias que ellos son cambiados de grupo, entonces ¿qué es lo que les estamos enseñando?... ¡que no nos extrañe ni nos sorprenda que en momentos duros abandonen la lucha por conseguir sus propios logros, en cualquier ámbito de su vida!

    Detalle

  • Editorial: COMPETENCIA PARA NIÑOS DE 8 AÑOS

    22-04-2010

    Mi hijo quedó campeón del torneo. Dice un padre.
    ¿Quiénes han contribuido a este logro? Es la pregunta inmediata.
    Bueno, sacó mis condiciones.
    ¿Algo más?
    He gastado mucho dinero entrenándolo.
    ¿Algo más?
    Mmm.
    ¿Cuántos niños participaron de este campeonato?
    Uno.
    Con este jocoso ejemplo queremos resaltar algo que pasa desapercibido constantemente.

    Nuestros hijos sólo pueden ser campeones de un torneo por que le ganaron a otros niños participantes. ¿Alguna vez se nos ha ocurrido pensar en esto? ¿Alguna vez se nos ha ocurrido agradecer a los otros niños participantes por acudir a jugar el torneo que ganó nuestro hijo?

    Actualmente existe la necesidad de tener más niños participando para que la competencia sea mucho más variada y enriquecedora en favor de nuestros hijos. Sabemos entonces que algo tenemos que hacer, y nuestra característica siempre ha sido proponer y desarrollar y por eso ahora organizamos "Ecuafest".

    Si los niños de 6, 7 y 8 años participan en torneos de 10 años lo que va a pasar, con ciertas excepciones, es que van a recibir una "paliza". Y como consecuencia de esto se pueden sentir avergonzados y desmotivados para volver a participar en un torneo o en una competencia. Recordemos que el sólo hecho de inscribirse en una "competencia" de por si genera un estrés. Peor aún si ésta no es está bien balanceada y programada para estos niños incipientes.

    El objetivo de los FESTIVALES para menores de 8 años es primero generar en ellos ese nerviosismo y expectativa que da la competencia. Que por primera vez sientan que deben ir temprano a la cama y levantarse temprano a desayunar bien; luego hacer su maleta y dirigirse a la sede donde irán a jugar un "torneo". Cuando llegan al evento se encuentran con que es una agradable y divertida experiencia de participar. Ganar o perder está en un segundo plano. Son atendidos como el resto de jugadores con su camiseta de Ecuajunior para los que por primera vez participan y luego irán a la cancha con un "especiaistal de mini tenis" que se encargará de enseñarles a calentar de manera muy divertida. Luego harán una serie de "jueguitos" en los cuales y sin ellos saberlo irán desarrollando su espíritu competitivo. Y si los padres están atentos descubrirán que hay una serie de estos jueguitos que están desarrollando el equilibrio, la motricidad y la coordinación que es sumamente importante para jugar bien al tenis.
    Al final de estos dos días del festival los niños habrán ganado una enorme confianza y deseos de competir. En el futuro no habrá más temor a la competencia sino más bien un deseo enorme de participar, gracias a esta primera experiencia. Además habrán aprendido una serie de ejercicios que si los implementan diariamente reforzará su coordinación muscular.

    En la medida en que los padres y los entrenadores tengamos conciencia de la importancia de esta nueva "herramienta" que Ecuajunior pone a la disposición del uso de todos, nos referimos a "EcuaFest", y en la medida que la participación de los niños se incremente, estaremos asegurando o no, que para el próximo año tengamos una nutrida cantidad de niños participando en los torneos de 10 años que son la base de la pirámide para poder llegar con una buena cantidad de competidores en las categorías de alto rendimiento.

    Detalle

  • Editorial: INSTINTO vs. CONOCIMIENTO

    08-02-2010

    En una larga y profunda tertulia, con dos padres, empezamos a descubrir otros factores que, aunque invisibles, están presentes en el desarrollo de los jugadores e influyen de manera notable.


    Este encuentro era con padres que tenían a sus niños entrenando tenis en la etapa de precompetencia. Uno de ellos tenía una larga experiencia en la competencia de tenis y el otro recién comenzaba a participar y conocer el tenis como deporte ya que a su hijo le había gustado esta disciplina y decidió apoyarlo.


    El experimentado, trataba de ser consistente con todo lo que había aprendido sobre el desarrollo del tenis y la competencia y abrigaba mucha paciencia con la formación tenística de su hijo. Esperaba mesuradamente y estaba completamente convencido que su hijo aprendería a jugar tenis si él como padre cumplía con "su parte del trato" y ésta era simplemente pagar la pensión de la escuela de tenis y dejar a los especialistas hacer su trabajo.


    El instintivo, aquel que era nuevo en el deporte del tenis, no se conformaba solamente con esa parte del trato, si no que estaba dispuesto a "aceitar la maquinaria" de la enseñanza. Sus instintos le decían que no debía confiar en lo que le enseñarían en el horario de clases de la academia y había decidido que su hijo tomaría clases particulares todas las semanas con el profesor de la escuela ya que eso sobre todo logaría que "el profe le parara más bola" en los entrenamientos diarios dentro del horario de escuela, aún a costa del continuo retraso en la pensión regular de la academia.


    En discusiones tenísticas entre ambos padres salió a relucir este punto; y el padre con conocimiento tenístico enfatizó que los profesores cuando son responsables y profesionales de ninguna manera influirán o inclinarán la balanza sobre aquel niño que toma o no clases particulares y añadió que los progresos del niño que tomaba las clases privadas obedecía a la cantidad de horas adicionales que estaba en la cancha.


    El padre instintivo hizo un breve y convincente recuento de las veces que el profe le había dado preferencia al armar el grupo de entrenamiento y enumeró los logros alcanzados hasta ese momento gracias a ese esfuerzo extra por parte de él en pagarle esas "clasecitas particulares" e invitó al otro padre a hacer lo mismo explicándole que es así como funcionan las cosas.


    No podemos ocultar la verdad y aceptamos como cierto que hay algunos profesores que incluso no inscriben en la competencia del fin de semana a sus alumnos para no perder esas clases privadas en esos días. Ellos mismo lo han comentado abiertamente.


    Compartimos plenamente la decisión del padre experimentado en creer y dar un voto de confianza a los profesionales que están a cargo de la enseñanza del tenis. Pero nos permitiremos darle un consejo: extender un poco más su tarea y no limitarla solamente a pagar la escuela, sino además hacer un esfuerzo extra por buscar y encontrar no solamente una buena academia si no una que tenga profesores con valores éticos y humanos. Profesores a quienes el dinero no sea el único motivo que los mueva, aquellos que dentro de sus aspiraciones de auto realización esté el formar buenos tenistas simplemente porque aman su trabajo. Y aunque les parezca una falacia a estos profesores que no les mueve necesariamente el dinero y actúan desinteresadamente son los que luego de tener tantos logros y jugadores triunfadores, la vida les da el privilegio de cobrar excelentes salarios.


    Conocemos varios profesores que invitan a sus alumnos el fin de semana a entrenar gratuitamente solamente porque quieren ayudarlos a progresar, y si el padre pregunta por delicadeza "cuánto le deben" Se limitan a explicar que el jugador simplemente se lo merece.

    Al difundir de esto no pretendemos que el no cobrar sea un comportamiento generalizado, la intención es hacer un reconocimiento a la existencia de estos profesionales que entienden plenamente de que se trata el desarrollo y están comprometidos con el deporte.

    Detalle

  • Editorial: SAQUEMOS NUESTRAS PROPIAS CONCLUSIONES.

    04-01-2010

    Un padre nos contaba, con tono melancólico, que cuando su hijo comenzó a jugar tenis le inundó la vida de felicidad. Pues para él, el tenis ya había sido su pasión desde mucho antes del nacimiento de su hijo.

    A la vuelta de pocos años, todo el que veía jugar a su hijo se sorprendía, lo felicitaba y le auguraba enormes éxitos y proyección para su vástago.

    Su enorme emoción, ilusión y capricho lo llevó a involucrarse cada vez más en el desarrollo deportivo de su hijo, él, quien no había tenido experiencia alguna en esta materia ahora estaba dictando cátedra al respecto. Y siempre defendía su posición simplemente pensando que él tenía mejor sentido común que los profesores o los entendidos. Si él era un empresario de éxito ¿porqué no habría de tener éxito también en esta materia?

    Empezó a tomar muchas decisiones contrarias, pese a que alguna gente experta le daba consejos muy bien intencionados de lo que podía ser más saludable para el tenis de su hijo

    Un buen día cuando su hijo no había cumplido aún los 10 años, categoría que ni siquiera existe en el ámbito internacional pues recién a los 14 años se comienza a pensar en competencia, ya había decidido que su hijo era un ?deslotado?. Y como él no tenía tiempo que perder había decidido abandonar esa categoría ya que nadie le calzaba.

    En un pasaje de su relato nos confesó que este pudo ser el comienzo de su mayor error. En ese entonces comenzó a forzar a su hijo a un tipo de entrenamiento que él creía era necesario. Insistía en que la pelota de su hijo caía a media cancha y por lo tanto habría que conseguirle peloteadotes que lo obliguen a recibir una pelota más pesada y que él tenga la capacidad de responderla igual de profunda. Empezó a buscarle competencia con niños más grandes y hacer una serie de planeamientos que los entendidos no compartían en la manera que él lo planteaba.

    Alguien el hizo ver que el no debía abandonar la competencia de 10 años por varias razones:

    Primero, porque apenas era un niñito con huesitos y cartílagos en crecimiento y que apurar o forzar podría significar lesiones innecesarias para llegar a un nivel de tenis competitivo.
    Segundo, se le habló de la necesidad social de un niño de 10 años.
    Tercero, se le habló de la necesidad de que tienen los jugadores en mantener un cierto nivel de autoconfianza y participar en eventos que sólo perdía no era saludable.
    Cuarto, se le habló de la importancia que tenía que su hijo ayude y obligue a mejorar al resto de participantes con su presencia en los torneos de su categoría ya que esto es el convivir del desarrollo del tenis; en un torneo de tenis sólo uno gana y el resto pierden pero sin esos perdedores no hay competencia y en la medida en que ayudemos a que esos competidores sean mejores más exigente será la competencia.
    Quinto se le habló que no necesariamente progresaría cuando entrenaba con un grupo de chicos que eran muy superiores a él, ya que la idea era que pudiera mantener un ritmo de entrenamiento y no que se desbaratara físicamente tratando de devolver la pelota de los más grandes.
    Sexto se le habló de que había que tener paciencia ya que las estadísticas mundiales mostraban que no necesariamente ser el mejor en categorías juveniles aseguraba ser el mejor cuando se era más grande.
    Se le habló de muchas cosas más y con muchos ejemplos.
    Pocos años después su hijo abandonó el tenis competitivo por la suma de varias razones; entre sus lesiones y el no soportar más esa presión incesante de tratar de ser el mejor en las categorías superiores que no le correspondían.

    La reflexión que actualmente hacía este padre, mientra nos mostraba los trofeos que al inicio consiguió su hijo a la vez que nos hacía la cuenta del enorme número que él no le permitió ganar: "Cambiaría todo lo que hice y sobre todo le permitiría a mi hijo gozar el derecho que él tenía de ser el mejor en su categoría, derecho que yo personalmente se lo arrebaté, al pensar impacientemente que podía ser el mejor en un lugar que aún no le correspondía. Aceptaría el crecimiento, desarrollo y evolución natural sin obligarlo ni forzarlo a cumplir las metas que yo planteé y que realmente eran para mi satisfacción personal. Respetaría más a los profesionales y entendidos escuchándolos con más atención. Le enseñaría más respeto por los que menos juega ya que con mi actitud estaba mostrándole lo contrario"

    Detalle

  • Editorial: Padres igual "APOYO INCONDICIONAL"

    07-12-2009

    Unos días atrás un padre con tono de insatisfacción nos comentaba que nuestros editoriales siempre ?echan la culpa o achacan a los padres?. Gracias por hacernos saber que esa podría ser una de las percepciones de quienes nos leen, aunque lo que tratemos de transmitir sea diferente. Por eso y en señal que el que nuestra intensión es otra, va este editorial.

    El apoyo de los padres, basados en su amor, es incondicional. Nadie en el mundo nos podrá ayudar, sustentar, sostener y apoyar de la manera más desinteresada como la que nuestros padres lo hacen.

    Nuestros padres se ocuparon desde conseguir el mejor doctor y la mejor clínica para que vengamos al mundo, luego el mejor pediatra para atender nuestro crecimiento y enfermedades, luego el mejor colegio que ellos podían pagar y es así como comenzó y nunca terminó la infinita cadena de necesidades que tenemos y que ellos tratan de satisfacer. Y aún cuando no vivamos con ellos, aún cuando ya estemos grandes y casados, aún cuando tengamos nuestra propia familia, ellos siempre estarán pendientes de nosotros con su incondicional singularidad.

    ¿Y por que lo hacen? La respuesta es simple. Por que nos aman.

    Basados en esta premisa, cuando escribimos, lo hacemos pensando que los errores cometidos por los padres son sin intención alguna, pero aún así pueden conducir al fracaso a su hijo.

    Siempre hemos citado casos reales de errores cometidos por padres que por ansiedad o desconocimiento han hecho alejar a los chicos del tenis.

    Nuestra misión es ayudar a que los chicos se mantengan en la práctica del tenis y es la razón por la que citamos estos ejemplos: para ayudar a reflexionar a quienes lo están haciendo mal. Sabiendo que la intención de los padres no es destructiva, cuando ayudemos a que se de cuenta del error, seguramente habremos logrado que un chico más se mantenga en el deporte.

    Dicho sea de paso, felicitamos a los padres que están cumpliendo con la función básica de apoyar a sus hijos y que felizmente lo están haciendo de manera apropiada.

    Hay un gran grupo de factores que influyen directamente en el desarrollo del tenis: los padres quienes inducen y sustentan al chico, los profesores que enseñan a jugar, los preparadores físicos que previenen lesiones, los doctores que las curan, los jueces que ayudan en el correcto y leal desarrollo de los eventos, los directivos que organizan la competencia, los patrocinadores que hacen sea posible dichos eventos, etc.

    Todos estamos sujetos a equivocaciones, pues somos humanos, pero la equivocación más influyente siempre será la de los padres, repetimos una vez más, no por mala intención sino por falta de conocimiento.

    Y precisamente dada que la influencia de los padres es tan transcendental eso lo agrava, ya que al estar equivocado, auque de muy buena intención, podría conducir al abandono de la práctica. No así tan determinante el error de los otros factores influyentes.

    Sabemos que hay un temor casi generalizado por parte de los entrenadores, respecto a la tarea de ?educar? a los padres. Pues, un padre que lo tome por el lado equivocado simplemente cambiará al chico a otra academia y el profesor verá seriamente comprometido su presupuesto mensual. Pero nosotros igualmente siempre alentamos a que los entrenadores hagan frente a esta realidad, ya que al confortar al padre, quien tarde o temprano se iría, al menos se marchará con esa inquietud en la cabeza. Si en la próxima escuela le vuelven a repetir lo mismo, es muy probable que ahora se empiece a dar cuenta que hay un factor común. Pero si nadie se lo dice, por el temor o incapacidad, cómo podrá saber que está afectando el desarrollo tenístico de su hijo.

    Ante tal temor, nosotros si nos correremos el riesgo, ya que si vale la pena y es importante el educar. Sobre todo educar a quien en la mayoría de los casos tiene la decisión de apoyar o no, la carrera de un potencial deportista.

    Esa cualidad importantísima de ?apoyo incondicional? no queremos que mal manejada se convierta en una torturante exigencia de resultados que incite al abandono.

    Gracias a nuestros padres somos lo que somos, positivamente hablando. Y en nuestra misión de desarrollo aceptamos el reto de educar a todos los factores influyentes, especialmente a éste que es el más sensible. De esta manera también te ayudaremos a lograrlo.

    Detalle

  • Editorial: LARGO PLAZO, EL SECRETO ES EL LARGO PLAZO.

    09-11-2009

    No queremos restarle importancia a los triunfos en edades tempranas pero queremos que quede claro que: ?Lo importante es pensar en largo plazo?

    Ya hemos visto cientos de veces, niños(as) de un talento y naturalidad increíble para el deporte. Pero también los hemos visto acompañados de padres que se olvidan que es necesario pasar por todas y cada una de las etapas que se deben pasar para poder alcanzar el éxito.

    Ser padres, nadie nos lo puede enseñar, y seguramente aprenderemos en base a los errores cometidos. Pero al menos debemos escuchar a los especialistas en lo que desarrollo de deportistas concierne.

    Hay personas que creen pueden saltarse pasos y llegar más rápido a la meta. Intuyen que si ponen a entrenar más y más horas a sus chicos incluyendo los fines de semana, sin imaginar siquiera en el descanso ?obligatorio? que deben tener los deportista de competencia, van a tomar un atajo que los hará llegar más rápido a ser los mejores.

    Hay niños que soportan esto durante un tiempo, primero por que les encanta el tenis y segundo porque aman a sus padres y sienten temor de dejar de ser queridos por ellos, en el caso de dejar de cumplir con esos requerimientos que están fuera de lugar.

    Pero esto, como en la mayoría de los casos termina con un repentino estallido de rebeldía y abandono de la competencia. Y decimos ?competencia? porque muchos no dejan de seguir jugando ya que siguen amando el tenis pero no soportan más toda la presión alrededor que han venido soportando por tratar de cumplir metas que no son propias y que no están a su alcance ya que no les han dado el tiempo suficiente para fortalecerse, para madurar y para ir completando las etapas por las que debían haber ido pasando para llegar ahí.

    Hemos visto padres que, aún cuando sus hijos tienen buenos resultados, siguen buscando otros entrenadores y muchas veces en el lapso de dos años ya han pasado por 4 o 5 lugares diferentes. Dando un promedio de 4 o 5 meses en manos de cada academia diferente, el resultado será obvio. Habrá una tremenda confusión en el jugador, por que en cada lugar le habrán dicho cosas diferentes sobre un mismo golpe.

    Lo penoso de todo esto, es que un día aprenderán que la mayoría de las cosas que aplicaron estaban erróneas, y esto será cuando hayan echado a perder al jugador. Sólo entonces dirán: ?si aquella persona que me dijo que tenga paciencia y que no presione tanto, que le de respiro y también descanso, que lo deje disfrutar y no le exija resultados, que lo dejase crecer y desarrollarse poco a poco, si aquella persona tenía razón y yo pensé que era envidiosa y que no quería que ?yo? alcance el éxito a través de mi hijo? ¿Cómo no pude darme cuenta de eso que era tan obvio?

    Roger Federer, con todo el talento que tenía encima, debió pasar por las etapas para poder llegar. Obvio que hubo sacrificio, pero fue su propia decisión. Pero incluso ya siendo profesional, se dio cuenta que debía regresar a trabajar duramente por 2 años en una etapa que sin saberlo se la había saltado. Luego de concluida dicha etapa, los resultados le comenzaron a llegar uno tras otro.

    Hace varios años atrás, la Federación Internacional de Tenis se vio obligada a crear reglas que preserven la integridad física de los jugadores(as), intentando detener el frenético e insensato deseo de apurar etapas. Este apuro había traído como consecuencias la drogadicción de muchas jugadoras implicadas. Por eso, actualmente, sólo se pueden jugar cierto número de torneos profesionales de acuerdo a la edad de los chicos.

    Echadas la mayoría de las cartas sobre la mesa, retomaremos el título de este artículo, e intentaremos animarlos a pensar que mientras más años nuestros chicos estén practicando el deporte, más cerca y más fácil para ellos será de alcanzar sus propias metas.

    Un buen consejo para esto, es estar concientes que todos los logros, títulos, copas, premios, etc. que nuestros chicos hayan obtenido antes de su desarrollo físico (alrededor de los 15 años) no deberá contar para lo que les espera en el futuro. Una vez desarrollado, sólo entonces sabremos que pasará con ellos, ya que la parte física es fundamental para la alta competencia. Esos niños que dominaban el circuito debido a su temprana coordinación muscular, puede que ahora en esta nueva etapa se vean arrollados por la potencia física de aquellos que estaban siempre atrás de ellos.

    La talla y envergadura física es una variable que NO está a nuestro alcance manejarla, y por favor NO se nos ocurra pensar en hormonas o algo por el estilo para alterarla. Haríamos un daño terrible e irreversible a nuestros chicos. Por otro lado es más favorable y manejable aquel jugador que aprendiendo a perder finalmente aprendió a ganar, que aquel que solamente sabe de victorias. Ya que llegada a la etapa de transición donde seguramente comenzará a perder, la dificultad de digerir esas pérdidas y marcadores adversos puede ser muy difícil y complicada.

    Tengamos paciencia, dejemos que disfruten del entrenamiento y la competencia. Ofrezcámosles una buena alimentación y una preparación física de acuerdo a su edad, peso y contextura. Siempre mantengámoslos estudiando. Alentémoslos a seguir luchando y practicando el deporte en lugar del video juego o la televisión. Y démosles tiempo para que ellos nos puedan mostrar de lo que son capaces y que tomen decisiones. Una vez tomadas, apoyémoslos en lo posible y recordemos que el secreto es el largo plazo. Les garantizamos que si llegan a los 17 o 18 años entrenando y compitiendo, llegarán a tener un excelente nivel de tenis que podría desembocar en una interesante beca universitaria y si las condiciones adicionales lo permiten, en un tenista profesional.

    Por nuestro lado, seguiremos trabajando fuertemente para darte la posibilidad de una competencia bien estructurada. Cuenta con nosotros ya que siempre? ¡te ayudamos a lograrlo!

    Detalle

  • Editorial: TRABAJO EN EQUIPO

    05-10-2009

    Una madre nos contaba con tono de molestia y aburrimiento que a ella le tocaba la parte más fea: hacerlo estudiar. Mientras claro, al papá le tocaba llevarlo a los entrenamientos, lo decía con un tono como de diversión.

    Rápidamente le hicimos una reflexión sobre la tarea de que cada día que un padre lleva a su hijo a cumplir con el horario de la práctica de su disciplina deportiva, será aprovechado para asimilar esas responsabilidades a la vida diaria. Así por ejemplo, cuando al jugador se lo hace responsable de preparar su mochila con sus raquetas, su gorra, su camiseta para cambiarse la sudada, la toalla, el termo de agua, la banana, etc. Le estará facilitando el aprender asumir la tarea de preparar su mochila cuando se va al colegio cada día. Cuando en el entrenamiento de tenis se le enseña que debe repetir, repetir y repetir un golpe determinado hasta llegar hacerlo correctamente, se le estará enseñando también que deberá repetir, repetir y repetir los ejercicios matemáticos o el vocabulario de inglés hasta dominarlo.

    La primera idea que se nos puede venir a la cabeza sobre un equipo de trabajo es: el entrenador, el preparador físico, el nutricionista, el psicólogo, el patrocinador, relacionador público, etc. Y efectivamente éste podría ser el equipo de un tenista profesional de éxito.

    Pero cuando hablamos de chicos tenistas que están en su etapa formativa y de desarrollo, básicamente tocará que papá, mamá más el entrenador hagan todo lo que hay que hacer para que el jugador evolucione de manera apropiada.

    Entonces, hablamos que habrá que trabajar con este pequeño equipo de la manera más eficiente posible ya que tocará repartirse más de una tarea de la que le correspondería a cada integrante cuando se tiene un equipo completo.

    En el caso de papá, lo más probable es que él hará de financista o patrocinador, en muchos casos de chofer ya hasta de psicólogo; en otros será la mamá que haga de nutricionista y la que principalmente vele por el equilibrio que deberán tener los chicos en lo que respecta a la parte del amor familiar y también en sus estudios. O también podría ser lo contario, o una combinación aleatoria de estos elementos, o probablemente asumir todas las tareas en el caso de padres o madres solteras. Lo que deberá ser invariable es el trabajo del entrenador quien estará a cargo de la parte técnica y tener la capacidad para comprender las necesidades de los chicos y trabajar con los padres las prioridades de él.

    Para poder tener éxito y ayudar a conseguir logros, cada uno de los miembros del equipo deberá a aceptar la tarea que le corresponda y asumirla con la responsabilidad como si ésta fuera la tarea más importante del equipo, como si fuera la única que lo conducirá al éxito. Y de hecho la es, ya que si existiera la carencia de una de ellas seguramente no se lo logrará.

    Si no se está cumpliendo la tarea del ?chofer? entonces no llegará a tiempo a sus partidos y menos a sus entrenamientos. Si no está el ?financiamiento? entonces no se podrá pagar el entrenamiento ni comprar su parafernalia. Si no se tiene ?amor familiar? no se tendrá confianza y habrá desequilibrio al momento de competir. Si se quita el apoyo a continuar con sus ?estudios? podría fracasar como persona, ya que es una herramienta fundamental para su desarrollo como tal. Si no se está cumpliendo con la tarea de ?nutricionista? entonces no va a tener la vitalidad ni la salud necesaria para competir, si no se está cumpliendo con el soporte ?sicológico? entonces no habrá enfoque ni concentración. Si no se tiene al ?entrenador? adecuado, aquel que vea mas allá de lanzar una pelota en la cancha y cobrar dinero por ello, aquel que asuma todas las responsabilidades necesarias para que este chico crezca con el beneficio de la competencia, que tenga la visión clara que no es el marcador de los partidos el que interesa y que tenga el coraje de asumir el compromiso de también educar a los padres. Si no se tiene esto entonces también se podría fracasar.

    La información está a la mano y en abundancia en la Web, démonos el tiempo de enterarnos y apoyar a nuestros hijos en esta maravillosa tarea del crecimiento y desarrollo deportivo y entendamos que somos parte de un equipo y aún cuando parezca que la parte que nos corresponde no sea la más importante; sí la es.

    Nosotros somos parte de cada uno de estos equipos ya que somos el ingrediente de la competencia. La competencia es la razón de ser del atleta y del deportista, es la meta, es la motivación es la razón de prepararse y sacrificarse. Para ayudarte mucho más, estamos también dispuestos a llevar la competencia al lugar donde tú entrenas, ya que entendemos que tienes derecho a ser anfitrión y te gustaría poder recibir a los demás.

    Cuenta con nosotros ya que siempre? ¡te ayudamos a lograrlo!

    Detalle

  • Editorial: ECUAJUNIOR MÁS QUE UNA EXCELENTE ALTERNATIVA

    10-08-2009

    Este fin de semana muchos padres, que siempre están pendientes de los detalles que o decisiones que toman los mejores jugadores, nos preguntaban ¿Porqué el número siete de Sudamérica estaba jugando este fin de semana en el Circuito Ecuajunior si había un torneo de su categoría en la misma fecha? ¡Un jugador clasificado a Gira Europea

    La respuesta para quienes están inmersos y con amplios conocimientos de cómo desarrollar jugadores es obvia, no así para aquellos que están en la etapa que de que han empezado a interesarse en el tenis porque sus hijos pequeños lo están haciendo. Y nuestra misión obviamente es darle toda la información para que puedan tomar las decisiones más convenientes y acertadas de acuerdo a sus planes.

    El análisis parte que siendo un jugador que en 14 años es el número uno del país, que ha terminado recientemente su participación con el Equipo Ecuatoriano al Sudamericano, debe ya enfocarse en la categoría superior, es decir 16 años.

    Ecuajunior este fin de semana le ofrecía un cuadro de juego donde participaba Galo Barrezueta, Andrés Veliz, Ricardo Solá, Andrés Coello, Juan Carvajal, Jacobo Rendón, Gonzalo Quintana, José Gómez entre otros que conformaron un cuadro de 29 jugadores. ¿Qué mejor preparación de competencia previa a su viaje a su Gira Europea? ¡Y aquí en su ciudad, bajo condiciones muy similares a las que jugará en este verano europeo de mucho calor y tierra batida!

    Este escenario es muy positivo para él, así como para el resto de chicos de su misma categoría, de la categoría inferior y porque no de la categoría superior que pueden aprovechar viéndolo jugar, viendo el porque él ha marcado una diferencia con el resto de jugadores. ¡Cosas que se pueden emular dentro y fuera de la cancha!

    Una razón más para participar en Ecuajunior y una razón más para que los clubes apoyen a sus propios jugadores dándoles la oportunidad de jugar en las canchas de su misma escuela.

    Esto con seguridad será muy agradecido por parte de los jugadores ya que podrán rendir mucho mejor siendo locales. Otros tendrán la oportunidad de aprender a jugar como locales. Pero lo que si es invariable en ambos casos es que los padres de esos chicos estarán enormemente agradecidos ya que la logística de desplazamiento será en ese torneo más beneficiosa para ellos.

    Esta excelente competencia bien organizada y estructura con premios que favorecen 100% a sus participantes, nos permite decir con la humildad que nos caracteriza: ¡Ecuajunior más que una excelente alternativa? siempre te ayudará a lograrlo!

    Detalle

  • Editorial: EL WO INJUSTIFICADO

    08-06-2009

    El WO (walk over) injustificado es aterrador. Haremos una historia para entender el porque.

    Había una vez, una persona que amaba enormemente un deporte llamado tenis. Este sujeto descubrió que los niños adoraban la competencia y que participar los llenaba de enorme alegría además de motivarlos y ayudarlos para el desarrollo de su nivel técnico.

    Este señor soñó, y su sueño era un mundo de competencia y torneos agradables.

    Pasó mucho tiempo dedicado a diseñar y planificar el tipo de competencia más idóneo para fortalecer el desarrollo de los jóvenes jugadores.

    Luchó y trabajó desmesuradamente por que este sueño se haga realidad y convenció a muchísima gente de lo exitoso que podría ser llevar esto a cabo esta modalidad, para que se unieran a este gran proyecto a favor de los niños.

    Consiguió sedes donde realizar estos eventos. En estas sedes mucha gente se quedaría sin jugar durante esos días de torneo, pero esa gente estaba dispuesta hacerlo por que la causa lo merecía.

    Invirtió muchos recursos para que el evento sea de calidad, cumpliendo con todos los requisitos para que esté a la altura de eventos internacionales importantes.

    Hizo muchas invitaciones y trató de informar de la mejor manera lo que se había soñado para que los invitados aceptaran el compromiso y vinieran a departir.

    Muchos niños quienes han aprendido el significado de la palabra ?compromiso? aceptaron venir. Muchos de ellos vinieron de otras ciudades con la ilusión de estar compitiendo con otros niños de la localidad quienes también habían aceptado venir.

    Todo esto era como quien prepara la fiesta más hermosa que quisiera tener.

    El momento soñado llegó. Había comprado muchas cosas y mucha gente que había sido contrata para que todo saliera bien, gente que arregla las canchas, que pone pancartas, que pasa las bolas, que llama los partidos y controla el cumplimiento de las reglas, compró de trofeos, de bolas, consiguió premios, etc. Ahora nada más faltaba la llegada de los niños que se habían comprometido en asistir a la gran competencia.

    A medida que el reloj transcurría la preocupación era mayor. La preocupación y los lamentos se exteriorizaban, la preocupación crecía. Niños invitados que ya habían llegado y estaban esperando la llegada de los otros. Muchos de estos niños habían dejado de ir hacer cosas que también eran muy importantes de hacer para ellos, a cambio de participar de este momento. Estaban convencidos que ?la fiesta estaba muy bonita y habría con quien bailar?. Los minutos, inexorablemente, seguirían pasando.

    El típico diálogo con aquel que espera, para intentar que espere un poco más, y la típica respuesta: ?si, está bien, yo he venido a jugar?? y la espera continúa.

    ¡Que difícil que es construir!, ¡que difícil que es poner en marcha!, ¡que difícil que es la concertación!, ¡que difícil y que arduo trabajo lograr este sueño!

    ¡Pero que fácil es echar todo a perder! ¡Que fácil que resulta decepcionar a quien tanto esfuerzo ha puesto! Cuadros de juego que se estropean y se desequilibran con la ausencia de aquel que se le dio un puesto privilegiado en el mismo. Niños que dejaron de hacer tantas cosas como estudiar, como ir a una fiesta con sus compañeros, como ir a la playa con su familia, como ir a entrenar, incluso algunos que se presentaron con toda responsabilidad aunque estaban un poco enfermos y que esperaron tanto tiempo para que llegue su contendor. Todo este esfuerzo, para regresar a su casa con la frustración de no haber competido. Hasta el niño pasabola que vino a ganar unos cuantos centavos se regresa apenado porque no hubo el encuentro señalado. Gente contratada que tiene la sensación de no estar haciendo todo el trabajo para la que fue contratada.

    Justificaciones, ya escuchamos muchas. De todas estas la que más nos sorprende es cuando nos dicen: ?está castigado por malas notas o por haberse portado mal?.

    El practicar una ?disciplina deportiva? no va en desmedro del colegio. Todo lo contrario.

    La competencia ayuda a ser un mejor estudiante ya que ofrece la posibilidad de tener una mejor concentración, enseña a luchar, a persistir, a enfocarse, a ser disciplinado por lo tanto si lo va a castigar quítele el game boy, el celular, la televisión, la fiesta, hasta el Internet, pero no le prohíba ir a la competencia ya que le está enseñando hacer irresponsable con los compromisos adquiridos. Además, lo desmotiva a continuar con todo el sacrificio que ha hecho de prepararse para estar listo en la fecha del torneo.

    ¿Quién le ha dicho que competir no es una responsabilidad?

    La palabra clave es COMPROMISO. El WO es falta de compromiso a menos que sea por una razón completamente justificada, ya que siempre tenemos que pensar en el compromiso que si tomó el otro jugador y su familia al inscribirse.

    Detalle

  • Editorial: CUANDO PARECIA SUPERADO...

    04-05-2009

    Cuando nos parecía que ya lo habíamos superado, nuevamente se repite la historia.

    Queridos entrenadores, si queremos que los chicos se mantengan jugando tenis, el deporte que nosotros enseñamos y con el cual mantenemos nuestras familias, debemos restar la presión que ejercen los padres a nuestros alumnos cuando juegan torneos. Sabemos que es difícil dominar el temor de perder ese alumno al hablar con sus padres. Pero es necesario. Es mejor que ese niño siga practicando tenis en otra escuela a que se retire por la ya conocida presión de resultados, por parte de los padres.

    Es imprescindible que les enseñemos, que el progreso de los chicos pasa por varios factores y mientras más temprana la edad menos importante el resultado del marcador. Expliquémosles que estamos trabajando en su mecanismo, en su movilidad, en su concentración, en la cantidad de bolas que deben meter dentro de la cancha, en la enorme dificultad que significa servir y que evitamos que hagan dobles faltas, en su actitud de lucha, etc.

    Enseñémosles todas estas evaluaciones que hacemos con ellos y los progresos que están teniendo, hayan o no ganado el partido o el torneo.

    Queridos padres, sobre todo en las categorías que comienzan, entérense que el porcentaje de retiro de jugadores, de buenos jugadores, por no soportar la presión de sus padres es altísimo, según las estadísticas. No sintamos vergüenza de no saber como tratar a nuestros chicos cuando compiten, preguntemos a los especialistas y creamos en el profesor de tenis que hemos decidido contratar.

    Intentemos comprender que cuando nuestro pequeño hijo se encuentra sólo dentro de una enorme cancha (diseñada para tenistas profesionales) tratando de resolver la gran cantidad de problemas que de por sí mismo ya le presenta la competencia, lo peor que le podría pasar es escuchar los agresivos gritos de los padres del otro niño diciéndole: "eso es todo", "dale que ya ganaste" que van en desmedro del enorme esfuerzo que está haciendo nuestro pequeño. Imaginemos lo frustrado que nuestro asustado hijo se puede sentir escuchando los aplausos agresivos luego de hacer tremendo esfuerzo y que se le quedó la pelota en la red o se le fue afuera. Imaginemos la dificultada que tiene nuestro pequeño hijo intentando hacer su servicio (pararse bien, balancearse bien, lanzar bien la pelota, tratar de pegarle en el aire, tratar que entre en el cuadradito que está del otro lado de la red que a ellos les llega a la altura del pecho y encima pretender que la dirigirla) y cuando comete doble falta en su difícil intento por comenzar el punto el otro padre comienza a aplaudir. ¿Aplaudir simplemente el que mi hijo no haya logrado ponerla en juego?

    ¿Será bueno esto para mi hijo? Posiblemente sí, si estoy preparado para ayudarle y explicarle que si incrementa su concentración (la cual también le servirá en el colegio y en su vida adulta) va a poder superar estas agresiones externas que buscan simplemente que él falle. Le expresaremos el amor que le tenemos y resaltaremos sus verdaderos progresos que no pasan por el resultado.

    Hoy puede perder, mañana puede ganar o volver a perder con ese mismo jugador, pero su progreso y el amor que le tenemos no pasa por eso.

    ¿Será esto bueno para el otro niño? Seguramente no. Y menos probable de ayudarlo, ya que según la óptica de su padre todo está bien, su hijo ha mejorado porque obtuvo lo que él quería: que gane un partido. Y no porque haya jugado bien, si no porque logró asustar y desconcentrar al otro competidor.

    Cuando su hijo deje de "ganar" ahí estará el problema y por consiguiente el retiro. No lograr satisfacer la necesidad de triunfo de su padre es una enorme presión para niños y adolescente. Creer que lo niños no se dan cuenta que ganan con "esa ayudita externa" que erróneamente les proporcionaron, es ingenuidad.

    Y aunque no lo crean, esto puede tener un panorama peor. Y será cuando a este niño le toque enfrentarse contra un jugador cuyas características de los padres sean las similares a la de los suyos. Seguramente saldrán chispas fuera de las canchas. Y dos niños que saldrán llorando de la cancha, hayan ganando o perdido ese encuentro.

    Ahí, el retiro no será voluntad del jugador, sino sanción del reglamento de tenis que prohíbe expresamente este comportamiento de presión.

    Y aunque parezca necedad, por parte nuestra, nos remitiremos una vez más a los consejos de los especialistas:

    · Vaya a ver jugar a su hijo cuando él pida que lo haga

    · No de consejos, no grite ni aplauda

    · Cuando su hijo lo mire, limítese a sonreír. Si su hijo lo ve feliz, ya sea que vaya ganando o perdiendo, él también será feliz de participar en la competencia

    · Cuando su hijo termine la competencia felicítelo. Durante el partido usted deberá encontrar las razones ciertas para hacerlo, el resultado no está contemplado en este ejercicio de felicitación.

    · Si no vio el partido, pregúntele ¿Cómo jugó? ¿Cómo se sintió? En lugar de ¿Cuánto quedaste?

    · Disfrute, realmente disfrute del placer que tiene la suerte de ver a su hijo haciendo deporte y que otros padres están visitando a sus hijos enfermos en algún hospital.

    · Recuerde que su misión como padre es logar que su hijo mantenga el interés en la práctica del deporte y la competencia, ya que todos los resultados obtenidos antes de su desarrollo físico pueden ser a la inversa una vez que lo complete.

    Detalle

  • Editorial: UN JOVENCITO QUE NOS DA LECCIONES

    02-03-2009

    Este chico del que toda hablamos como si lo conociéramos de toda la vida y que ni él mismo conoce de sus capacidades, nos está enseñando todos los días nuevas lecciones de que la perseverancia es importantísima

    El fue ahí durante varios años como un vehículo de formula uno, respirando el humo del carro número uno, queriendo rebasarlo a cada instante sin poder hacerlo porque el líder lo hacía todo perfecto. ¡Y sigue haciéndolo mejor que él! Pero el no perdió el objetivo y eso puede desquiciar a cualquiera.

    Este chico no tiene ni siquiera el estereotipo y menos aún la técnica para que ser lo hoy es. ¿Pero que puede tener para llegar a serlo? El número uno del mundo.

    Con certeza la mayor de sus virtudes es su parte mental. El juega el primer punto de la primera ronda de cualquier torneo como el match point del último set de una final de Gand Slam. Y eso puede volver loco a cualquiera. Y para estar listo, para jugar así entra en calor como alguien que entrena en la pretemporada más dura que puede hacer. Eso nos da una leve idea de lo que él trabaja diariamente.

    Trabaja tanto y tan fuerte que sus rodillas están pagando el precio de lo que su mente exige.

    Físicamente es tan fuerte como un toro, pero ninguno de sus rivales se ha fijado en ese detalle que pasa desapercibido versus a lo que representa su actitud y concentración. Es tan fuerte mentalmente que inspira impotencia y temor. Ya, antes de entrar a la cancha contra él, uno está fatigado enormemente de pensar lo imposible que será ganarle un punto. Y es posible que uno comience haciendo muchos buenos puntos y hasta logre hacer unos cuantos games, pero el seguirá ahí sin perder distancia y con una actitud mental que nos hará rendirnos. Parece que jugara ajedrez.

    Y si, en ese momento que nos desconcentremos, lo cual es normal en cualquier ser viviente, él pasará por encima nuestro y no se detendrá hasta que alguien le informe que el partido ya terminó.

    Las ovaciones del público hacia este jovencito también obedecen a reconocer que los ha vencido. Pues fueron a verlo perder contra la perfección y quien es el más querido actualmente. Todos fueron a hinchar por el otro, excepto su tío. Y a él esto parece no importarle y no se preocupa de lo que hagan ni ellos, ni su rival, ni los errores arbitrales que se comentan. Para su mente, todo esto forma parte y de manera natural de los ingredientes y obstáculo que uno tiene que salvar para ganar un torneo.

    Su mente no tiene tiempo para contemplar miopemente lo que significa ganar una discusión, ya que lo distrae de su objetivo principal. Muy rara vez lo vemos involucrado en alguna, sabe por demás que muchas de estas discusiones son estériles, pero cuando inicia alguna casi seguro la gana ya que tiene razón porque conoce las reglas. Al contrario de muchos juniors que creen no necesitan saber las reglas y se pasan de torneo en torneo aprendiéndolas a punta de perder puntos y partidos por hacer cosas ilegales. Obvio que esas siempre serán las excusas de su pérdida.

    Hace un par de años teníamos temor que él liderara el circuito mundial porque no era un modelo a copiar técnicamente y menos físicamente. Temor de tener montón de juniors en la canchas gritando en cada punto y metidos en los gimnasios tratando de tener la musculatura que él tiene la cual no es la más recomendable para jugar tenis. Pero hoy agradecemos su presencia porque nos está enseñando que a pesar de ser técnicamente inferior, con esa parte mental puede hacer la diferencia y llegar a estar por encima de todos.

    Detalle

  • Editorial: SISTEMAS... ¡VIVAN LOS SISTEMAS!

    02-02-2009

    En nuestro modesto modo de entender, los sistemas de juego nacen por una falta de figuras extraordinarias y fuera de serie dentro de un equipo. Para ratificar este axioma nos remitimos a lo que viene haciendo Holanda en lo que respecta a la práctica del fútbol, ya desde 1974.

    Si me voy a enfrentar contra jugadores extraordinarios, de un manejo sensacional, de una facilidad increíble, de una creatividad inimaginable y yo solamente tengo jugadores "normales", ¿Qué deberé hacer para poderles ganar? Usar la inteligencia, es una buena respuesta.


    Usando la inteligencia sería en este caso crear un sistema de juego en conjunto que logre alcanzar y superar la creatividad individual que tiene el contendor. Es así como nace la "naranja mecánica" que inventó una nueva manera de jugar con el famoso "todos atacan y todos defienden" y no sólo eso sino que también se le ocurrió salir corriendo hacia el campo contrario justo antes que el rival intente centrar la pelota. Todos los delanteros quedaban fuera de lugar, ni los árbitros entendían que pasaba en esa época. Algo inédito que en los siguientes años fue copiado por todos.


    Pero para que los sistemas funciones nos encontramos con una serie de virtudes que tienen que desarrollar los jugadores de manera individual, tales como: disciplina, obediencia y enorme cantidad de trabajo. Si, trabajar enormemente, se convierte en una virtud.


    Infelizmente los creativos y de grandes condiciones por lo general son los menos disciplinados y menos ordenados; no hablemos de lo poco que les gusta trabajar. ¿Será porque todo les es más fácil aprender? ¿O será porque nosotros mismos siempre estamos justificando que sean así por lo creativo que son?


    Asimilando esto al juego del tenis, donde hay una enorme cantidad de jugadores de talento nato así como una cantidad enorme de jugadores ?normales? nos encontramos que por lo general los triunfadores y exitosos son aquellos con condiciones normales que se dedicaron a trabajar fuertemente, con los sistemas adecuados, para alcanzar cada uno de sus objetivos.


    En nuestra época actual el deporte se ha vuelto tan profesional que se ha estudiado de manera científica cada detalle. Se han empleado herramientas como el video y la computación para hacer simulaciones y encontrar la técnica pura y luego desarrollar muchos sistemas de aprendizaje, de juego y de estrategias.


    Felizmente todo este bagaje de conocimientos está a la mano de los entrenadores mediante los cursos y seminarios de actualización, así como también para el resto de personas mediante el Internet en donde podemos encontrar diferentes escuelas con sus características muy marcadas tales como: la española, la argentina, la francesa, la australiana, la americana, etc.


    Ahora nos toca a nosotros darle la importancia que se merecen a los sistemas y empeñarnos en ponerlos en funcionamiento ya que a un jugador sin condiciones lo convertirá en un buen jugador, al de condiciones normales lo convertirá en un exitoso jugador y al de condiciones naturales lo convertirá en un extraordinario y fuera de serie.

    En este aspecto Ecuajunior se siente muy honrado y orgulloso de ser quien introdujo el Sistema de Back Draw en el Ecuador y las adaptaciones que hizo luego de dos años de emplearlo para funcione adecuadamente a nuestro medio. Que nos lleguen a copiar eso será secundario, lo importante es que haya más desarrollo y beneficio para los niños.

    Detalle

  • Editorial: AYUDEMOS A NUESTROS HIJOS EN EL LARGO PLAZO

    10-10-2008

    Nos contaba el presidente de una federación amiga, que el padre de un jugador, escribió una carta pidiéndole explicación de porque su representado tenía una penalización en su ranking.

    Muy comedidamente el funcionario ordenó se consiguieran los reportes que amparaban dicha ?violación al código de conducta? que había generado esa penalidad.

    El documento encontrado, decía que el jugador había gritado una obscenidad y estaba textualmente escrita en el reporte. Copia de dicho documento fue enviado al representante ratificando la sanción y creyendo esto sería el fin de esta consulta.

    El padre protestó y argumentó que no era posible que por esa simple mala palabra (reconocida por el mismo infractor, su hijo) el jugador se estuviera quedando fuera del equipo que representaría a su país, ya que esa merma de puntaje en el ranking le otorgaba la oportunidad al siguiente jugador la entrada, la tener más puntos ya que él no había sido penalizado nunca.

    Dicha protesta fue recibida por el organismo oficial y convocaron a todos los involucrado para resolver dicha apelación. La resolución se mantuvo. Fue un hecho que existió el incidente y una penalidad que se generaba según el reglamento. Ninguna duda, ninguna discusión al respecto.

    El representante fue entonces al Ministerio valiéndose de sus influencias para que este hecho cambiara? ¿Cómo se pueden cambiar los hechos?

    Y como era de esperarse, empezaron a llegar cartas del Ministerio que nada tenía que ver con un partido de tenis, pero si presionaban a un cambio.

    De repente, COSAT avisa que ese año no habría Campeonato Sudamericano de esa categoría, desde ese año en adelante.

    ¿Adivinen que paso? Inmediatamente todo terminó, el representante no volvió ni siquiera a comentar del asunto. ¿Pueden creerlo?

    Muchas veces el afán de que nuestros hijos logren metas que nosotros no hemos sido capaces de lograr (como clasificar a una competencia determinada) nos lleva a extremarnos, perdiendo la cabeza y olvidando los principios, al tratar de conseguirlo incluso por medios inadecuados, sin importarnos el ejemplo equívoco que podamos estar enseñando a nuestros hijos.

    ¿A caso esta no era la mejor oportunidad, para este padre, de enseñarle a su hijo que esa falta cometida por él (con conocimiento o desconocimiento de la regla) lo ha llevado a una posición que le hace perder un privilegio? ¿A caso no era el mejor momento para llevar el caso a la vida real y explicar que debemos ser responsables de las consecuencias de nuestros actos aún cuando no hayamos tenido la intención de hacerlo?

    Ayudemos a nuestros hijos en el largo plazo, pensemos en ellos como personas de bien. El tenis puede terminar en par de años más si ellos deciden parar de jugarlo. Su honestidad, integridad y responsabilidad será para toda la vida.

    Nos contaba el presidente de una federación amiga, que el padre de un jugador, escribió una carta pidiéndole explicación de porque su representado tenía una penalización en su ranking.

    Muy comedidamente el funcionario ordenó se consiguieran los reportes que amparaban dicha ?violación al código de conducta? que había generado esa penalidad.

    El documento encontrado, decía que el jugador había gritado una obscenidad y estaba textualmente escrita en el reporte. Copia de dicho documento fue enviado al representante ratificando la sanción y creyendo esto sería el fin de esta consulta.

    El padre protestó y argumentó que no era posible que por esa simple mala palabra (reconocida por el mismo infractor, su hijo) el jugador se estuviera quedando fuera del equipo que representaría a su país, ya que esa merma de puntaje en el ranking le otorgaba la oportunidad al siguiente jugador la entrada, la tener más puntos ya que él no había sido penalizado nunca.

    Dicha protesta fue recibida por el organismo oficial y convocaron a todos los involucrado para resolver dicha apelación. La resolución se mantuvo. Fue un hecho que existió el incidente y una penalidad que se generaba según el reglamento. Ninguna duda, ninguna discusión al respecto.

    El representante fue entonces al Ministerio valiéndose de sus influencias para que este hecho cambiara? ¿Cómo se pueden cambiar los hechos?

    Y como era de esperarse, empezaron a llegar cartas del Ministerio que nada tenía que ver con un partido de tenis, pero si presionaban a un cambio.

    De repente, COSAT avisa que ese año no habría Campeonato Sudamericano de esa categoría, desde ese año en adelante.

    ¿Adivinen que paso? Inmediatamente todo terminó, el representante no volvió ni siquiera a comentar del asunto. ¿Pueden creerlo?

    Muchas veces el afán de que nuestros hijos logren metas que nosotros no hemos sido capaces de lograr (como clasificar a una competencia determinada) nos lleva a extremarnos, perdiendo la cabeza y olvidando los principios, al tratar de conseguirlo incluso por medios inadecuados, sin importarnos el ejemplo equívoco que podamos estar enseñando a nuestros hijos.

    ¿A caso esta no era la mejor oportunidad, para este padre, de enseñarle a su hijo que esa falta cometida por él (con conocimiento o desconocimiento de la regla) lo ha llevado a una posición que le hace perder un privilegio? ¿A caso no era el mejor momento para llevar el caso a la vida real y explicar que debemos ser responsables de las consecuencias de nuestros actos aún cuando no hayamos tenido la intención de hacerlo?

    Ayudemos a nuestros hijos en el largo plazo, pensemos en ellos como personas de bien. El tenis puede terminar en par de años más si ellos deciden parar de jugarlo. Su honestidad, integridad y responsabilidad será para toda la vida.

    Detalle

  • Editorial: HISTORIA REAL SOBRE COMENTARIOS DE PADRES

    11-02-2008

    Esta historia es real. Y creemos que podemos sacar provecho de ella, si queremos.

    Un gran amigo y muy entendido en tenis, sobre todo en desarrollo infantil, me contaba que estaba viendo jugar a su hijo que debutaba en un torneo.

    El hijo de mi amigo como muchos otros niños, lleno de nerviosismo -aunque su padre procuraba quitarle las presiones de la competencia- y seguramente lleno de ansiedad tratando de intentar hacer semejante a lo que normalmente hace en un entrenamiento, se sentía frustrado y poco podía hacer al enfrentar a un niño mayor que él quien por lo menos ya había jugado unos 10 torneos antes de este evento.

    Mi amigo se sentó a lado de la madre del otro niño a quien conocía antes de que los niños jugaran tenis, incluso fue él había sido quien de una manera positiva influyó para que este niño jugara tenis. De repente, mientras miraban el partido, su amiga dijo algo feo y negativo en contra de la actitud del hijo de mi amigo quien había llegado para mirar recién a la mitad del encuentro. Mi amigo conocedor de estas actitudes entre los padres de niños que juegan tenis decidió sólo escuchar y comprender que el comentario era producto del nerviosismo de la otra mamá.

    Pasaron un par de minutos más y otra vez la mamá amiga volvió a opinar del hijo de mi amigo y esta vez presumiendo de su conocimiento (sí del de ella) sobre el comportamiento de los jugadores, de los entrenadores y del deporte. Por segunda vez mi amigo sin decir nada siguió intentando ver el partido.

    Pararon no menos de cinco minutos y la señora volvió hablar del niño de mi amigo y de lo que él estaba haciendo o dejaba de hacer en la cancha. Esta vez mi amigo ya pensaba en su interior: ¿porqué mi amiga no mejor habla de su hijo?... ¡y no del mío!

    Pasaron un par de minutos y una vez más habló de mala manera del comportamiento del hijo de mi amigo ya demás haciendo suposiciones de lo que el hijo de mi amigo quien estaba jugando en la cancha estaba pensando respecto al encuentro y al rival. Esta vez mi amigo se levantó de lugar donde estaba sentado y con tono conciliador y usando el nombre de su amiga en diminutivo y le dijo que él no pensaba igual a lo que ella decía.

    Mi amigo, terminó de ver el encuentro de su hijo desde otro lugar menos cómodo e inmediatamente finalizado el encuentro abandonó el lugar para evitar más comentarios.

    Minutos más tarde y preocupado de algo que él no hubiera visto y que haya ocurrido antes de que él hubiera llegado a ver el partido, habló con el juez que había estado viendo todo el partido y le preguntó si su hijo había hecho algo que se considere mala conducta en cancha. El juez respondió que no, y añadió que solamente el niño estaba frustrado y nervioso por la situación, pero dentro de los parámetros de conducta normal.

    Mi amigo consideraba que aunque ha visto mucho, aún no lo ha visto todo y esta vez tratará de brindarles una Regla de Oro como padres que van a un torneo de acuerdo a lo que personalmente ha podido vivir en esta ocasión:

    ?Nunca, por ninguna razón hable negativamente de la actitud o de la conducta o de la parte técnica o algo semejante del niño que está jugando un partido y mucho menos si se trata del padre del niño que es el rival de su hijo en ese momento?.

    Recuerde que ningún niño es perfecto y de pronto el otro padre molesto por lo que usted está diciendo, mayormente si es un neófito, le va a decir 4 verdades respecto a su hijo y eso no solamente va derivar en una discusión molesta para usted sino también su hijo y para todos los niños que estén presentes.

    Detalle

  • Editorial: CORAJE Y VALENTIA PARA HACER CAMBIOS

    30-10-2007

    Jugar al tenis puede ser comparado con manejar un vehículo. Cuando comenzamos a hacerlo es muy difícil por que tenemos que pensar todas las tareas que tenemos que hacer al mismo tiempo. Pensar en que tenemos que poner primera mientras tenemos el embrague aplastado con el pie izquierdo y mientras pensamos que el derecho acelera poco a poco pensamos que vamos aflojando el izquierdo y acordarnos se soltar el freno de mano porque estamos en una cuesta y de hacer cambio de luces por el vehículo del frente y pensamos en poner el señalero por que viramos a la derecha, todo esto mientras pensamos en meter los cambios respectivos e imaginar que la radio pueda estar prendida la cual perturba nuestra concentración y además ver alrededor para no chocar así como ver por el retrovisor para que no nos choquen? todo esto para quienes hemos manejado durante años es impensable, es inconciente gracias a haberlo mecanizado en su debido momento. Cuando comenzamos a conducir.
    Lo cierto es que para manejar bien o competir bien debemos mecanizar una serie de técnicas elementales para no utilizar tiempo pensando en ello. Nuestro pensamiento y concentración estarán dedicados a mirar el camino, encontrar la dirección a la cual vamos y evitar accidentes con el resto de conductores que pueden no saber conducir correctamente como nosotros.
    En el tenis, nuestra técnica en la ejecución de nuestros golpes deberá ser aprendida cuanto antes, mientras más temprano mejor, para que se convierta en algo mecánico, algo sobre lo cual no tengamos que ?desperdiciar? el tiempo pensando mientras competimos. Es como el hecho importante de tener todo listo en nuestro maletín, tener todo lo que podamos necesitar durante un partido, sobre todo nuestras raquetas e hidratación, de manera tal que nuestra cabeza y pensamientos estarán enfocados en la táctica y la estrategia que hemos planeado para enfrentar a nuestro rival de turno.
    La mayoría de los competidores, incluyendo entrenadores, padres y apoderados sólo queremos resultados triunfadores; y cuanto más temprano mejor. Este obnubilado anhelo muchas veces nos lleva a posponer la corrección de una errónea empuñadura, de una equivocada preparación o de una pésima terminación del golpe, defectos que atentan contra la biomecánica del tenis, bajo el argumento de: ?si así está ganando para que vamos a cambiarlo?
    Si. Los cambios en nuestra técnica de juego por lo general nos llevarán a perder partidos y torneos en el corto plazo. Esto obviamente será criticado por muchos, sobre todo por aquellos egoístas que querrán vernos fracasar y también por aquellos que miran las cosas con perspectivas miopes.
    Se necesita valentía y coraje para hacer estos cambios con toda esa avalancha de críticas y pensamientos negativos a nuestro alrededor, y peor aún cuando no obtenemos triunfos. Incluso comenzaremos a cuestionarnos si será correcto lo que hacemos. Pero lo cierto es que estos cambios nos convertirán en jugadores de proyección gracias a la pureza de nuestra técnica. La correcta ejecución de nuestros golpes no sólo nos dará consistencia y potencia sino también nos evitará lesiones en el largo plazo y al convertirse en algo mecánico nos permitirá usar nuestra concentración en como ganar partidos y nunca más sobre si estoy haciendo una ejecución incorrecta.
    Felicitamos a los que tienen el coraje y valentía de hacer los cambios o ajustes necesarios en su técnica e invitamos y alentamos a los que están temerosos de emprender dichos cambios. Tenemos que aprender a mirar el largo plazo. Los títulos de campeón regresarán más rápido de lo que podemos imaginar.

    Detalle

  • Editorial: PORQUE "SI" IR A LA UNIRVERSIDAD

    13-08-2007

    Mientras más nos adentramos en el mundo de la competencia, más nos damos cuenta lo difícil que es triunfar en el tenis profesional.
    ¿Cuántos de nosotros tendremos la oportunidad de hacer del tenis una carrera rentable y exitosa? Es una pregunta que hay que responder cuidadosamente para no crear falsas expectativas ni tampoco desalentar la alta competencia.
    Lo cierto es que hay varias posibilidades al respecto:

    una de ellas es ofrecer a un individuo la posibilidad de llegar a tener un buen nivel que le permita con algunos cursos de por medio llegar a ser un buen instructor de tenis y poder vivir bien con esa remuneración
    otra de ellas es llegar a tener un buen nivel que le permita acceder a una beca universitaria y llegar a tener un título con el cual pueda acceder a buen trabajo y vivir bien con esa remuneración
    y finalmente la otra es llegar a ser un tenista profesional
    Los entendidos hablan que, para que el tenis profesional sea rentable deberá ubicarse debajo de los 100 mejores en el ranking ATP. Cosa por demás complicada de acceder, ya que necesitamos una contextura física especial, mucho trabajo, dedicación y sacrificio, mucho talento nato, fortaleza mental y además una buena dosis de dinero que se deberá invertir durante algunos años hasta que llegue el momento del retorno. El adolecer de alguno de estos recursos podría impedir el éxito.

    ¿Por qué sí a beca universitaria? Simplemente por que ésta es un soporte para alcanzar cualquiera de las tres metas que hemos expuesto. Tenemos casos presentes como el de James Blake que después de graduarse en la universidad ha continuado jugando tenis profesional con mucho éxito. Hace un par de años vino un chico universitario desconocido a jugar los Futures de Ecuador, estaba sentado en un banquito cualquiera esperando la bondad de recibir un wild card para poder jugar. Su nombre empezó a sonar hace un año cunado le ganó el partido de despedida a André AGASSI. Si hablamos de ese mismo Bejamin BECKER.

    Este año se confirma una vez más la tendencia. Bryan KONIECKO un muchacho que recién en julio cumplió 20 años, que sigue su carrera universitaria ha venido a llevarse el título del Future 2 de Ecuador. Y claro, como no ha de ganarlo y si tiene un entrenamiento asegurado, alimentación asegurada, psicólogo, preparador físico, competencias planeadas, doctor y fisioterapeuta a la mano y además la confianza de estar estudiando una carrera que le asegura tener un porvenir de vida cómoda.

    Cuando estos universitarios terminan su carrera, tienen mejor oportunidad para elegir una de las tres opciones que mencionamos, tal es el caso de Justin DIAO NATALE quien ha terminado su universidad y se está tomando un tiempo para jugar profesionalmente y vino a ganara le Futuro 1 de Ecuador este año. También sabemos de chicos universitarios que justo después de graduarse los invitan para ser los entrenadores de tenis en sus mismas universidades, con jugosas propuestas económicas que no pueden ser igualadas por empresas multinacionales. Y también tenemos el caso de universitarios graduados gracias a sus becas de tenis que han podido desarrollar una exitosa profesión gracias al título conseguido.

    La universidad siempre será una herramienta que nos ayudará, pues si vamos hacer buenos jugando tenis el mismo entrenador nos apoyará y aconsejará parar los estudios y continuar con nuestra brillante carrera de tenistas profesionales.

    Sigamos entrenando fuertemente y compitiendo rutinariamente pero con una nueva perspectiva.

    Detalle

  • Editorial: EL BACK DRAW

    01-07-2007

    Una de las preguntas más comunes es: ¿qué gano jugando el back draw? o también ¿para que debo jugar ese torneo consuelo?
    El Circuito Ecuajunior está técnicamente diseñado pensando en cómo hacer progresar y mejorar el nivel tenístico y de autoestima de los chicos participantes.

    Los puntos del ranking están en el BACK DRAW
    En el Main Draw (Cuadro Principal) sólo ganan puntos el campeón (1º), el vicecampeón (2º) y los semifinalistas (3º y 4º). El Campeón del Back Draw es el 5º del Torneo y el Vicecampeón del BD es el 6º y así sucesivamente, es ahí donde se reparten los puntos para el resto de los participantes. En otras palabras: todo aquel que quiera ganar puntos de ranking deberá jugar el back draw una vez que pierda en el Main Draw hasta cuartos de final.

    El BACK DRAW nos hace jugar más partidos.
    Tener la suerte de jugar en un torneo con la estructura técnica como el de Ecuajunior, en donde se prevé la posibilidad de jugar más partidos incluso si perdemos el primero, hará que tengamos una provechosa participación.

    El BACK DRAW nos enseña a mirar desde otra perspectiva.
    Si hacemos un análisis de un cuadro de juego de una competencia de tenis nos damos cuenta que hay 31 perdedores y 1 solo ganador. ¿Cuantas veces hemos visto la cara de desconsuelo de nuestros chicos cuando quedan fuera del torneo en ese primer partido de participación? Es reconfortante el ver la cara de esperanza y felicidad cuando al niño se le dice que puede y tiene que seguir compitiendo por puntos y por un trofeo.

    El BACK DRAW nos levanta la autoestima y nos familiariza con el triunfo.
    Una de las experiencias más enriquecedoras pero difícil de acceder es la de saborear el triunfo. Ganar nos entusiasma, nos fortalece el alma, nos hace creer en nosotros mismo, nos hace diferentes y todo esto bien canalizado nos obligará a nosotros mismos a entrenar con mayor responsabilidad.
    El Back Draw nos ofrece la posibilidad, a más de uno, de alcanzar este factor o ingrediente de la competencia que es escaso y esquivo en la mayoría de los torneos.

    Como siempre los invitamos a todos a ser parte responsable del desarrollo y del progreso de nuestros jugadores, ya que, para que esto funcione debemos participar y cumplir. Tomémonos el tiempo para explicar la importancia del Back Draw a nuestros chicos y cuando ellos lo entiendan y lo jueguen responsablemente veremos los resultados casi de inmediato. Cuántas veces nos hemos preguntado sobre una herramienta que pueda ser útil para el progreso técnico. He aquí una.

    Detalle

  • Editorial: LA REPARTICIÓN DE LOS $.68.230 EN PREMIOS YA COMENZÓ

    30-05-2007

    Con mucho éxito comenzó la 1º Etapa de las categorías 12 y 16 años. El interés mostrado por los jugadores, padres y entrenadores fue de tal magnitud que a pesar de los 3 días de lluvia y un feriado de por medio el entusiasmo se mantuvo desde el comienzo hasta el final. Como nuestras fotos lo constatan se terminó el domingo al anochecer.
    Como siempre lo hemos dicho, el Circuito Ecuajunior nace con la finalidad de ayudar al desarrollo de nuestros juniors ecuatorianos y tenemos la convicción que merece ser institucionalizado, por lo tanto, la seriedad estará presente desde el primer hasta el último día.
    Muestras de esta seriedad es que en la primera etapa hemos entregado los premios ofrecidos y algo más.
    Estamos muy contentos y agradecidos del ambiente que hemos vivido, cordialidad y camaradería acompañada de una sana y reñida pero muy leal competencia.
    Para nosotros los objetivos han comenzado a cumplirse: despertar y permitir a ese grupo de jóvenes que, ya sea por falta de confianza o por falta de competencia, no accedían a los puestos estelares lo hayan hecho actualmente. Eso nos llena de satisfacción y estamos convencidos y lo decimos categóricamente: para aquellos que ese "soñado fin de semana" levantaron un trofeo de campeón o de vicecampeón habrá una transformación de ahora en adelante. Levantar su autoestima, creer y sentir que se puede les hará tomar una nueva actitud no solo frente a la competencia deportiva sino también frente a la vida.
    No se sorprendan de que estos chicos super motivados vayan a empezar a cambiar las ubicaciones del ranking nacional, pues ahora entrenarán más fuerte y con mayor ánimo que nunca porque están empezando alcanzar metas.
    Esto recién comienza. Los invitamos a que juntos construyamos una herramienta, probada hasta la saciedad, que es de enorme ayuda para el desarrollo. La competencia.
    Por un momento recordemos cuando éramos pequeños, competíamos en todo lo que era posible y todo el tiempo. Quien no se acuerda del timbre del recreo "y todos corriendo a ver quien llegaba primero al bar, o quien no recuerda el timbre de salida" y todos corriendo a ver quien llegaba primero al expreso escolar. No importaba porqué o para qué, lo importante era competir y tratar de ser el primero. Esa es la esencia de los niños.
    A nuestros chicos, como a nosotros cuando fuimos pequeños, les encanta competir. Nosotros debemos aprovechar esto para hacer la propuesta correcta. Uno de los factores ya está aquí y es un circuito montado de manera adecuada, el otro factor es la participación y compromiso. Y no olvidemos el factor más importante que es permitirles que se diviertan. Recuerden que nuestros hijos se divertirán y disfrutaran de la competencia en la medida en que los adultos lo hagamos y también sufrirán y sentirán tensión en la medida en que los adultos se lo hagamos sentir.
    En Ecuajunior somos soñadores y ya pensamos en un calendario para el 2008. Un calendario que arranque temprano en el año y nos permita una Gira por Salinas, por Manta, por Cuenca, por Quito, por Ambato y por todas la ciudades que tengan interés en el desarrollo.
    En nuestro sueño avizoramos que al cumplir todos los requerimientos que un torneo nacional exige seremos elegibles de ser un Grado en la competencia nacional.
    Los invitamos a soñar, participar y triunfar con Ecuajunior.

    Detalle

  • Editorial: $. 68.230 EN PREMIOS EL CIRCUITO ECUAJUNIOR COMENZARÁ EN MAYO

    10-04-2007

    Estamos sumamente felices de poder comunicarles que la empresa privada ha creído en ustedes los "Juniors de Ecuador" y han decidido invertir, en bonos y becas, un valor equivalente a $.68.230 dólares para ser repartidos entre los campeones y vicecampeones de cada etapa y del master, así como también premios adicionales para los ganadores del circuito. Y no solo eso, ¡Premios para "todos" los participantes!
    Hemos encontrado "la filosofía" de la sana competencia. Les estamos ofreciendo la posibilidad de mejorar su nivel tenístico mediante la participación y su esfuerzo por competir y mejorar va a ser premiado. Incluso entre los perdedores de primera ronda habrá sorteos de importantes premios.
    La descripción detallada de los premios está en el Anexo II del reglamento del Circuito Ecuajunior.
    Vamos, mira el calendario, decide en que torneo quieres participar e inscríbete.
    INSCRIPCIONES:

    Ven a la Fundación Carlos Icaza C, en el segundo piso del edificio de la FET, a la oficina de Ecuajunior y podrás inscribirte, o
    Envía un email con tu nombre diciendo en que categoría y en que torneo así reservas tu derecho a participar. Pero recuerda que deberás cancelar antes de día del sorteo, o
    También puedes inscribirte en todo el circuito logrando un super descuento. De esa manera serás inscrito automáticamente en todas las etapas sin estar preocupado del cierre de las fechas de inscripción.

    Detalle

  • Editorial: Nuestros objetivos

    01-03-2007

    Ecuajunior es la respuesta a una necesidad de fortalecer un eslabón importantísimo en el desarrollo del tenis juvenil de nuestro país.

    Para todos aquellos que estamos inmersos en el emocionante y contagioso mundo del tenis y su competencia, nos es fácil comprender que cuando peloteamos podemos llegar a lograr tiros o jugadas extraordinarias, pero cuando los puntos cuentan y suman para ganar o perder un juego, esta libertad se ve afectada por esa responsabilidad y esa presión que nosotros mismos nos ponemos para ganar.

    Si enseñamos a nuestros juniors a competir desde edades tempranas, de tal manera que jugar un partido de torneo con todos los ingredientes de presión y nerviosismo que esto significa, sea una cosa rutinaria familiar y muy conocida, vamos a tener mejores competidores de partidos oficiales.

    Al tener cinco torneos nacionales al año significa que un jugador que participa en estos cinco torneos y pierde en primera ronda cada uno de ellos, habrá jugado cinco partidos de torneos oficiales al año. Es decir un promedio de un partido cada 73 días.

    Esto pondrá a nuestros juniors en una franca desventaja contra aquellos jugadores de otras latitudes que cumplen un promedio de 80 partidos al año, o incluso frente a los jugadores número uno de su categoría correspondiente, que ganando los cinco torneos estaría sumando ya 25 partidos.

    Ecuajunior se prepara para proporcionar a nuestros jugadores la posibilidad de competir en torneos que brindan la oportunidad de jugar varios partidos oficiales, aunque perdamos el inicial o incluso en segunda ronda. Nos da además la posibilidad de competir con enorme ahorro económico, ya que no incurrimos en los gastos de desplazamiento a otras ciudades. Nos da la posibilidad de elegir cuando competir, ya que al haber un mayor número de torneos no será imperativo o calamitoso el dejar de asistir a alguno. Y además nos da la posibilidad de ganar atractivos premios.

    Ecuajunior no quiere limitarse a la enriquecedora actividad descrita en el párrafo anterior. También quiere proporcionar a todos los interesados en el tenis juvenil importante y actualizada información.

    Es decir además de la constante información del Circuito Ecuajunior también una completa información sobre desarrollo de tenis. También queremos brindar la información de lo que están haciendo las escuelas de tenis, quienes son sus directores, quienes son sus jugadores, cuáles son sus objetivos y sus fundamentos técnicos, etc.

    Esperamos que disfruten de esta información tanto como a nosotros nos ha complacido generarla.

    Detalle